We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Mejor no hablar de Plácido Domingo

5 32 0
15.08.2019

Baboso, viejo verde, sobón, descarado, acosador, violador… El movimiento #MeToo comenzó como una necesaria oleada de solidaridad en el mundo hacia las víctimas de abusos sexuales y, al convertirse en maremoto, ha acabado arrasándolo todo. Plácido Domingo está ahora bajo esas aguas, ahogándose, porque es tan fuerte la corriente que nadie es capaz de sobrevivir. El prestigio, los elogios y los contratos se van cayendo como se caen las palmeras de una playa, como los tejados de las casas, como las farolas y los coches, devastados por la inmensa ola que se tragó la paz y la belleza de unos minutos antes.

Pero el #MeToo no puede ser un maremoto. De ese grito unánime, "¡Yo también!", solo tiene que perdurar lo que nos ha aportado de solidaridad y de comprensión hacia las víctimas de abusos sexuales, en su inmensa mayoría mujeres; los casos que durante años se han silenciado por la moral permisiva o hipócrita de la sociedad hacia el machismo. Cuando se traspasa esa frontera y ya no se distingue porque la denuncia es la condena, cuando la delación supone el destierro inmediato, entonces es necesario apartarse y no dejarse llevar por la corriente. Y como ocurre ahora con Plácido Domingo, ponerse en sus zapatos. #InYourShoes. Habría que incorporarlo.

Mejor no hablar de Plácido DomingoPlácido Domingo es acusado por nueve mujeres de acoso sexual

El primer problema del movimiento #MeToo, de lo que se pretende que sea o se convierta ese........

© El Confidencial