We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

La política como bacteria

6 11 0
22.08.2019

La Listeria monocytogenes es una bacteria de la que ya se conocía casi todo, su resistencia, sus efectos y su contagio, hasta que ha llegado a Andalucía y, entonces, la sociedad ha descubierto estupefacta una mutación insospechada en la clase política.

La transformación de la bacteria en virus político es especialmente peligrosa porque convierte la enfermedad en plaga de incertidumbre y de miedos, un efecto propagador que hasta ahora no existía. Con lo cual, además de los graves efectos para la salud, a la Listeria monocytogenes se le suman ahora los daños en otras muchas facetas de la vida humana, que van desde la economía hasta la desconfianza institucional, en ayuntamientos, en gobiernos regionales y en ministerios.

Claves de la listeriosis: zonas afectadas, ingresados, síntomas y dónde reclamar

Agustín Rivera. MálagaAl inicio, se trató de un asunto local, que afectaba solo a la provincia de Sevilla. Luego, a muchas más zonas andaluzas. Ha acabado por ampliarse al menos a tres comunidades

Cuando la política actúa como una bacteria, y se contagia, eso es lo que ocurre. Sobre la inquietud y la alarma que ya existe en la población, los responsables políticos se dedican a acumular incertidumbre y desconcierto, porque el mensaje que trasladan es que estamos en manos de cuatro políticos chapuceros, sin idea de lo que hacen, y sin ningún tipo de responsabilidad.

El efecto propagador comenzó, como otras veces, cuando las autoridades responsables del control de un brote infeccioso en la población caen en la cuenta de que, debidamente agitado el miedo mediante la........

© El Confidencial