We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Buenafuente y los indignados

4 55 0
18.10.2019

Suelen decir lo mismo y, aunque están repartidos por toda España, su discurso se oye sobre todo en Cataluña, por eso sirve como estandarte un famoso como Andreu Buenafuente, que es un catalán que trabaja y vive en Madrid. No suelen identificarse abiertamente con la causa independentista, pero tampoco la desprecian; de todos ellos, en estos años de espiral, se pueden encontrar declaraciones aparentemente favorables al independentismo, como un movimiento apasionante, atractivo, de la misma forma que, en otras ocasiones, han ensalzado la riqueza de España y la necesidad de seguir avanzando todos juntos, cada cual con su identidad regional (aunque, esa palabra, ‘regional’, no la utilizan nunca; en realidad, ya nadie la utiliza).

¿Se podrían encuadrar todos ellos en un espectro político de izquierdas? Con toda probabilidad, pero no es la ideología lo que los identifica en este caso; también se encuentran algunos que no lo son. La posición que los define es la comprensión del independentismo y la indignación con todo tipo de represión. Solo ven en el independentismo un movimiento ciudadano, pacífico, que hay que escuchar. No son activistas radicalizados, ni se colocan lazos amarillos, por eso merece prestar atención al fondo de su discurso. Porque, si ellos mismos se hicieran un test, acabarían comprobando que todo lo que dicen embarra siempre en la inconsistencia intelectual y democrática.

El monólogo de Buenafuente sobre el 'procés': "Veo más odio que diálogo"

P. B.Tras conocerse la sentencia, el cómico catalán acusó a la clase política del bloqueo actual: "No importa la ideología con la que comulgues, solo importa solucionar los problemas"

Por ejemplo, es común en ese grupo de indignados que encabecen todo razonamiento con una afirmación genérica: “Lo que ocurre en Cataluña es un fracaso de la política”. Al decirlo así, es evidente que no se puede........

© El Confidencial