We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Vox enseña el camino a Iglesias

1 0 0
02.08.2019

Si la derecha no hubiera amarrado el poder en la Comunidad de Madrid, se habría desatado una ira luciferina en su electorado. Cuando se plantea una confrontación a vida o muerte entre dos bloques políticos, se exterminan los matices y se clausuran las fronteras, los vencedores no están autorizados a renunciar al territorio conquistado por melindres y remilgos.

Las elecciones en España han vuelto a ser brutalmente dicotómicas. Bloque contra bloque, una lucha de todo en todo. Cataluña señaló el camino: independentistas contra constitucionalistas, con una trinchera en medio sembrada de minas, alambradas eléctricas y perros policía. El modelo se consagró en Andalucía. Su exportación a toda España se la debemos principalmente a Pedro Sánchez y Albert Rivera. Ellos reventaron el espacio de la centralidad.

Desde que se convocó la doble cita electoral de esta primavera, quedaron claros los términos de la competición: allí donde los tres partidos de la derecha sumaran escaños suficientes, tendrían que formar un Gobierno o exponerse a una represalia feroz de sus votantes. Allí donde la izquierda tuviera un escaño más —recurriendo a cualquier apoyo nacionalista—, ninguna excusa sería buena para no hacerse con el botín. Esa lógica feroz está detrás de lo ocurrido en Navarra. Y si en algún lugar está vigente es en Madrid, escenario privilegiado del brutalismo político hasta que Cataluña le arrebató ese dudoso honor.

Vox enseña el camino a IglesiasAcuerdo de gobierno en la Comunidad de Madrid de PP y Ciudadanos con Vox

El PP, Ciudadanos y Vox supieron que estaban condenados a entenderse en Madrid en la noche del 26 de mayo. Todo lo ocurrido entre ellos desde entonces ha sido un rigodón con final anunciado, un puro ritual de apareamiento. Cuando Rivera subió a sus tropas al carro de la........

© El Confidencial