We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Manuel Valls, predicar en el desierto

2 100 0
31.05.2019

La extrema derecha ha llegado dos veces a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Francia. Ocurrió en 2002 con Jean Marie Le Pen y en 2017 con su hija Marine. En ambas ocasiones las fuerzas democráticas no dudaron en dar su apoyo al candidato que representaba el espíritu constitucional de la V República (Chirac y Macron). Todos, los de derechas y los de izquierdas, comprendieron que lo primero es lo primero, aparcaron sus diferencias y actuaron en consecuencia.

Manuel Valls procede de esa cultura política. Primero están los fundamentos de la convivencia democrática. A continuación, las posiciones ideológicas. En tercer lugar, los intereses partidarios. Y después, las ambiciones personales. Todos ellos son legítimos en la competición política, siempre que se ordenen adecuadamente.

Todos los que se dicen defensores de la Constitución coinciden en que el desafío secesionista es la mayor amenaza que hoy padecen el Estado de derecho en España y la paz civil en Cataluña. Que no hay tarea más importante que contener la hegemonía del nacionalismo anticonstitucional y cismático. Y que, en este preciso momento, tener a Torra en un edificio de la plaza de Sant Jaume y a Ernest Maragall en la casa de enfrente sería una tragedia política de efectos quizás irreversibles. Porque uno y otro, con la tremenda fortaleza combinada de la Generalitat y del Ayuntamiento de Barcelona, no harían otra cosa que sojuzgar a la mitad de la población y preparar concertadamente el escenario de la próxima sublevación.

Valls se pone a disposición de Colau: le dará sus votos para evitar que Maragall sea alcalde

Antonio Fernández. Barcelona"Es la hora de la responsabilidad y hacer gestos de responsabilidad: Ada Colau, Jaume Collboni y nosotros", afirmó el candidato de Cs en rueda de........

© El Confidencial