We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

La naranja amarga: Rivera, contra todos

4 130 0
05.07.2019

En la crónica de los últimos días figura que Albert Rivera no acudirá a una reunión con Pedro Sánchez para hablar sobre la investidura. Que Ciudadanos se negó a participar en una reunión de los tres socios de su propia coalición electoral en Navarra, forzando la ridícula situación de que UPN tuviera que reunirse por separado con el PP y con Cs…¡para suscribir el mismo documento! Que Villegas y Girauta sabotearon desde Madrid el acuerdo para el Gobierno de Murcia con sendas declaraciones deliberadamente provocadoras mientras se ultimaba el acuerdo. Que, además, rompió estrepitosamente con Manuel Valls y enseñó la puerta de la calle a quienes discrepan (“si no les gusta, que monten otro partido”).

Analizadas por separado, quizá pueda explicarse cada una de esas actuaciones. Vistas en conjunto y conectadas con los últimos meses, componen una imagen de intolerancia impropia de un partido que vino a la política española y se hizo atractivo para mucha gente precisamente por lo contrario.

Política de pactos y responsabilidad

Stefan MeyerNo se entiende que de repente este prometedor partido abandone su idea de colaboración con las fuerzas constitucionalistas y se permita repetir el tan dañino 'no es no' de 2016

El nefasto discurso del noesnoísmo, principal aportación de Pedro Sánchez a la cultura política española, ha creado escuela. Albert Rivera lo ha hecho suyo y convertido en categoría estratégica, extendiéndolo en todas las direcciones. Es difícil encontrar un partido al que, de uno u otro modo, Ciudadanos no obsequie estos días con su hostigamiento. Al PSOE, por sanchista. Al PP, por el afán de arrebatarle el mando de la derecha. A Vox, por ser lo que es. A Podemos, por populista y comunista. A los nacionalistas, porque condensan todos los males sin mezcla de bien alguno. Desde un fantasioso extremo........

© El Confidencial