We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

El triunfo de Frankenstein: Iglesias era la liebre falsa

3 101 0
22.07.2019

En 1993, un PSOE en minoría tuvo la posibilidad de sumar mayoría absoluta con Anguita. Felipe González ni lo consideró. Es asombroso que el expresidente exija hoy al PP y a Ciudadanos que faciliten una fórmula de gobierno que él no aceptaría ni con una pistola en el pecho. En la actual política española, ya nadie queda libre de padecer memoria de pez.

Aún puede suceder cualquier cosa. Desde que todo salte por los aires hasta que Pedro Sánchez sea elegido en la primera votación… con los votos favorables de Junqueras y Otegi. Esa sí sería una macabra sonrisa del destino.

Lo más probable es que el jueves arribemos, por fin, a un gobierno de coalición del PSOE con Podemos sostenido por la mayoría de la moción de censura, pero ahora con un contrato irrescindible de cuatro años para Pedro Sánchez (ese es el premio) y con el núcleo dirigente de Podemos en el Consejo de Ministros (ese es el precio).

El Poder Judicial, la CNMC, RTVE, ratings... todo lo que depende de la investidura

Antonio MartínCasi tres meses después de que las urnas arrojaran los resultados todavía no hay formado un Ejecutivo ni ha empezado el trabajo parlamentario en el Congreso de los Diputados

Si esto se confirma, Sánchez obtendrá lo que buscó por encima de todo: permanecer en la Moncloa. No puede decirse que pierde quien consigue lo que más desea. Se ha escrito con acierto que el proyecto de Sánchez para España se condensa en un único punto: que gobierne Sánchez. Ciertamente, la factura será mucho más elevada de lo que él y sus principales cortesanos imaginaron en la noche de vino y rosas del 28 de abril, pero ello forma parte del necesario proceso de descubrir que no todos los rivales son como Susana Díaz.

La fórmula........

© El Confidencial