We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

El payaso Torra y el día de la división nacional de Cataluña

4 97 0
10.09.2019

El 6 de agosto, Jorge Dezcallar publicó un artículo en El Confidencial cuyo título ya decía mucho: "Todos locos o por qué hay cada vez más payasos como primeros ministros". Tras leerlo, recordé una de las primeras canciones de Joaquín Sabina, 'Círculos viciosos'. La síntesis del artículo era que los gobiernos se llenan de payasos porque las sociedades se vuelven locas y que las sociedades enloquecen por el influjo de los payasos que las gobiernan. Lo cual es perfectamente aplicable a la sociedad catalana y al bufonesco personaje que ocupa, pero no desempeña, el cargo de presidente de la Generalitat.

Hay gobernantes-payasos que aterrorizan por el inmenso poder que ostentan, como Trump, Boris Johnson o Bolsonaro. Los demás, al principio escandalizan y finalmente aburren. Es el caso de Torra, un tipo feliz de mostrarse cada día como hombre de paja en el doble sentido de la expresión: por su función y por el material del que está hecho.

Boris Johnson. (Reuters)

En cualquier momento anterior de la democracia española, si un presidente de Cataluña se plantara en Madrid y pronunciara la mitad de las enormidades que Torra emitió el jueves, el escándalo sería mayúsculo y el Estado sufriría una sacudida. Pero lo que siguió al 'show' del Villamagna, tanto en Madrid como en Barcelona, fue un bostezo lleno de indiferencia y de hastío. Si Torra pretendía calentar la Diada, el efecto de su calentón no pudo ser más gélido.

La insania del 'procés' ha tenido tres efectos demoledores. El primero —y el más grave— es su potentísima carga cismática. Como una monstruosa 'matrioska' cargada de cizaña, el........

© El Confidencial