We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Con investidura o sin ella, otra vez España atrancada

2 24 0
01.07.2019

El 28 de abril, los españoles no elegimos entre cinco partidos, sino entre dos bloques, enfrentados entre sí y divididos dentro de sí. El gastado bipartidismo dio paso, tres años después, a un 'bibloquismo' confuso, cismático y sectario hasta la náusea. Aquel bipartidismo al menos suministró gobiernos estables; este bibloquismo solo ha sabido producir parálisis y bloqueos exasperantes.

Lo llamativo de esta polarización es que no viene de los extremos sino de los dos partidos centrales del sistema, el PSOE y Ciudadanos. Los socialistas aprovecharon la aparición de Vox para provocar una convulsión reactiva en el espacio progresista y ofrecerse como detente bala. Ciudadanos sobrestimó la debilidad del PP y se propuso transformarse en el partido dominante de la derecha (lo que exige, obviamente, hacerse integralmente de derechas y practicarlo con furia de converso).

El único contenido reconocible de la campaña de Rivera fue “votadme y os prometo que no pactaré con el PSOE”. Sánchez asentía complacido en la noche electoral cuando corifeos aleccionados gritaban “con Rivera, no”. Ambos están cumpliendo con el escenario que ellos mismos crearon. En este momento, Sánchez y Rivera son los principales agentes de la confrontación frentista en la política española. Los partidos centrales han destruido el espacio de la centralidad.

Sánchez arranca su semana decisiva con la fecha de una investidura aún bloqueada

Juanma RomeroSe afianza la idea de que la primera votación, la que activará el reloj, llegará el 23 de julio, lo que llevaría una repetición electoral al 10 de noviembre. La negociación con Podemos sigue atascada

Un choque bipolar como este es garantía de desgobierno, salvo victoria contundente de uno de los bandos. Los dos bloques empataron a votos: poco más de 11 millones para cada uno. Sánchez será presidente únicamente porque esta vez la ley electoral jugó a su favor y porque dispone del comodín de los nacionalistas. Ello quizá permita pasar una investidura........

© El Confidencial