We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Cómo estar eternamente en funciones y seguir mandando

2 109 0
08.07.2019

Hay dos versiones de un Gobierno en funciones. Una es la descrita en la ley, que lo denomina “Gobierno cesante”. El legislador lo concibe como un estado excepcional destinado a durar lo menos posible, por ello restringe drásticamente sus competencias. Todo lo que haga más allá del “despacho ordinario de los asuntos públicos” es una extralimitación. Esa es la situación actual del Gobierno cesante de Pedro Sánchez —aunque él la interpreta a su manera—.

La segunda versión se produce cuando un Gobierno legalmente constituido padece tal grado de debilidad y precariedad que, en la práctica, ha de renunciar a ejercer plenamente como tal y a impulsar cualquier medida de calado que requiera mayorías o consensos. Esa fue la situación material del 'Gobierno bonito' de los 84 diputados. Bonito, pero cojitranco.

El presidente Sánchez, pues, acumula ya una larga etapa de interinidad: 10 meses de Gobierno renco y, por el momento, tres más de Gobierno cesante. Ello no le ha impedido realizar continuas exhibiciones pornográficas de los atributos del poder, pedalear furiosamente sobre la bicicleta estática jaleándose como si cada día coronara la cima del Tourmalet, anunciar decenas de compromisos sabiendo que no los cumpliría y cometer por el camino un puñado de irreverencias institucionales y fraudes de ley.

Sánchez reconstruye su relato: se centra en Cataluña para negar el cogobierno a Iglesias

Juanma RomeroEl presidente reacciona a los movimientos del líder de Podemos haciendo hincapié en las discrepancias "de fondo" que mantiene con los morados sobre el abordaje de la crisis soberanista

El caso es que Sánchez parece sentirse cómodo en esta situación. De hecho, sus voceros sugieren que no le importaría prolongarla tanto tiempo como sea preciso hasta doblegar a quienes se resisten a........

© El Confidencial