We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

La presidencia etílica, por Santiago Roncagliolo

1 14 174
22.03.2019

Carlos Julio Arosemena, presidente del Ecuador en los años sesenta, consideraba la bebida como uno de sus “vicios viriles”. Y hay que admitir que, con un par de tragos, estaba dispuesto a todo.
Arosemena perdió el poder debido a un desafortunado incidente durante una recepción en la Embajada de Estados Unidos. Esa noche, como presidente de la República, ofreció un discurso institucional impecable sobre las relaciones bilaterales. Pero a continuación se emborrachó y dijo todo lo que pensaba de verdad sobre el tema. Arosemena ni siquiera era de izquierda, pero la palabra “explotación” salió a relucir. Algunas versiones de la historia añaden que extrajo un trofeo deportivo de la chimenea y lo usó como urinario enfrente de todo el mundo.

Al día siguiente, las Fuerzas Armadas ecuatorianas embarcaron a Arosemena para Panamá. Lo que, por cierto, confirmó su teoría sobre el poder de........

© El Comercio