We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Rosas y espinas de la reforma agraria, por Carlos Contreras Carranza

3 6 0
09.07.2019

La reforma agraria de 1969 es de aquellos hechos de nuestra historia que todo el mundo saluda como un gesto políticamente correcto, aunque, más discretamente, se reconoce que en el plano económico resultaron un desastre. Como la independencia, por citar un ejemplo de más renombre. Y es que la expropiación de las haciendas y su conversión en cooperativas estatales hecha por el gobierno de Juan Velasco Alvarado tuvo ciertamente de rosas y espinas.

El desigual o mal reparto de la tierra en el Perú de mediados del siglo XX era, sin duda, clamoroso. De acuerdo con las cifras del censo agropecuario de 1961, de las 852 mil fincas o propiedades, el 83% eran pequeñas, con menos de 5 hectáreas (cerca de la mitad de estas tenían incluso menos de una hectárea), 14% eran medianas, al reunir entre 5 y 50 hectáreas, y solo el 3% disponía de más de 50 hectáreas. Una décima parte de estas últimas fincas contenía mil hectáreas o más, y eran los verdaderos latifundios. Se trataba de unas dos mil familias, cuyas heredades reunían el 70% de las tierras de cultivo y pastoreo, mientras que las 850 mil familias restantes, de las dedicadas a la producción agraria, contaban con la propiedad de........

© El Comercio