We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Los empleos que el tiempo se llevó, por Carlos Contreras Carranza

4 0 5
14.07.2020

La pandemia, que con tanta saña sembró sus reales por estas tierras, ha traído nuevos oficios. Hoy, por ejemplo, se encuentra omnipresente en las calles el guardián de sanidad que, pistola en mano, nos mide la temperatura y nos rocía gel desinfectante en las manos antes de que entremos a un mercado o a un establecimiento. También se han incrementado los practicantes de oficios antiguos, como la enfermería, o se han reformulado otros, como los profesores, que hoy imparten su magisterio a través de una pantalla. Finalmente, algunos empleos han desaparecido, al menos temporalmente, como el de los camareros en los restaurantes.

Es difícil saber a estas alturas si tales cambios serán permanentes. Cuando se revisan los documentos del pasado, sorprende ver la cantidad de oficios que el tiempo y el cambio técnico se llevaron. Hasta hace unos siglos, por ejemplo, existía el oficio del pregonero que, con voz estentórea, anunciaba en calles y plazas los nuevos decretos del Gobierno o las sentencias de los condenados. Este solía ir flanqueado de escoltas que le abrían paso y de guardias que lo protegían cuando los edictos podían despertar resistencias. Otro oficio de alto riesgo era el de recaudador de tributos. Era un funcionario que debía cobrar los impuestos que se pagaban por cabeza,........

© El Comercio


Get it on Google Play