Hasta el Museo del Béisbol
ayer me fui de visita,
y me lleve una sorpresa,
si se quiere ¡Exquisita!

Pues en aquel recorrido
una gloria del béisbol
me encontré por los pasillos
¡Para mí todo un honor!

Fue a Don Oswaldo Olivares
que por allí me encontré
Salón de la Fama ilustre
y con fervor lo saludé

Y sin pensarlo le dije,
que me hablara de su vida,
de su andanza en el béisbol,
que, de triunfos, va curtida

Y el hombre con humildad
me dijo ¡Claro mi amigo!
Fuimos hasta el cafetín,
y de esto, fui testigo

Me contó emocionado
su pasión por el béisbol,
su familia, sus amigos,
y que es abuelo querendón

Yo nací allá por Catia,
en la ciudad de Caracas
hogar regio y querendón,
con valores que destacan

Para un quince de septiembre
de mil nueve cinco tres,
justo fuimos, doce hermanos,
y aquí hoy, los nombraré

Freddy, Heydi, luego Alexis,
Ivan, Heika, junto a Harry,
Otto, Rodolfo y yo,
Orlando, Heiza y Arlex

Mi madre Hilda Vicenta,
mi padre José Manuel,
familia muy numerosa
pero unida en parabién

Al tiempo vive en Casalta
en una urbanización,
la Francisco de Miranda,
y comencé a jugar béisbol

Siendo mi primer equipo
el Farmacia la Cañada
junior con el Banco Obrero.
Y atletismo practicaba

Tanto así que al obtener
título de bachiller
al pedagógico fui
y un examen presente

Y a pesar que lo pasé
al final no me inscribí,
Educación Física era
la carrera que elegí

Pero el béisbol me atrapó,
y ya no pensaba en nada,
solo jugar y jugar
era lo que anhelaba

En el Instituto Agrario
llegué a jugar Juvenil,
luego en el MOP zona diez,
ya tenía un buen perfil

Representé a Venezuela
en un latinoamericano,
en juegos bolivarianos,
y en un suramericano

Y mi hermano Harry fue
mi tutor en el béisbol,
me entrenaba, me ayudaba,
porque yo era lanzador

Pero en el profesional
fue Pompeyo Davalillo
quien del béisbol caribeño,
me enseñó con gran cariño

Al año setenta y tres
sin cumplir los veinte años,
con los Mets de Nueva York
en Caracas me firmaron

Y la Guaira y el Caracas
muchos zurdos ya tenían,
entonces el Magallanes
sería el que me firmaría

De niño era caraquita
por el gran Cesar Tovar,
y por Víctor Davalillo,
dos jugadores sin par

Al llegar al Magallanes
recibí oportunidades,
y empezaron a llamarme
el gago Oswaldo olivares

Siete cinco, siete seis
empecé a repartir palo,
como novato del año
sin más me galardonaron

Siempre jugué en los jardines
sobre todo, en el derecho,
conecté un solo jonrón.
Nueve uno, tres de enero

Soy líder magallanero
pues en una temporada
treinta cinco triples tuve,
y aun no sido igualada

En cuanto a bases robadas
soy el segundo en lista
con sesenta y siete bases
muy difícil se repita

Estuve en la nave turca
primero ocho temporadas,
y ahí en los Tigres de Aragua,
dejé mi firma grabada

Alcanzado en el equipo
el título de bateo
ocho cinco, ocho seis
¡Es en serio, y no bromeo!

Luego volví al Magallanes
por tres temporadas más
ahí di mi único jonrón,
muy difícil de olvidar

Y mi última temporada
Petroleros de Cabimas,
nueve dos, con nueve tres
mi carrera allí termina

veinticinco hits faltaron
para llegar a los mil,
son las cosas del béisbol
¡Es lo que puedo decir!

Pero estuve en las jugadas,
gané varios campeonatos,
y disfrute jugar béisbol,
con muchos recuerdos gratos

Aquí los ojos de Oswaldo
un poco se aguaraparon,
un rato estuvo en silencio,
yo me limite a mirarlo

Luego busqué en una guía
de su vida, varios datos,
tres salones de la fama,
hoy exaltan su retrato

El primero, el del Caribe
por su entrega ahí en el campo,
luego el museo del béisbol
lo exaltó, con su retrato

Tercer Salón de la Fama
lo tiene con Magallanes,
en el estadio se aprecia
¡Son gestos inolvidables!

Oswaldo Alberto, me miró
y después de una palmada,
me dio la gracias y dijo;
¡Aun la historia no acaba!

De los Mets de Nueva York
a los Piratas pasé,
y jugando triple A,
campeón bate yo quedé

Luego me marché a jugar
a la liga mexicana,
Plataneros de Tabasco,
me estrené con gracia y gala

Rieleros de Aguascalientes,
los Piratas de Campeche,
con ellos fui campeón bate
¡En temporada excelente!

En México, la ciudad
con Diablos Rojos jugué,
y con los Tigres, mi amigo,
ahí el hit mil, lo logré

Además, también jugué,
junto a los Bravos de León,
Azules de Coatzacoalcos,
puse todo el corazón

Los Indios de Ciudad Juárez,
los Leones de Yucatán,
Cafeteros de Córdoba
también ahí pude jugar

Saraperos de Saltillo,
con ellos me retiré,
fueron nueve temporadas
que yo en México jugué

Ya por último fui a Italia
y jugué con el Bollate,
donde quedamos campeones,
experiencia interesante

Un tanto estuve en Sicilia
Manager, entrenador,
un equipo muy difícil,
y me vine a mi nación

Pero era el año noventa
y antes de regresar,
disfrute un juego de futbol,
en Italia era el mundial

Discúlpeme amigo Oswaldo
que lo vuelva a interrumpir.
De momentos memorables
¿Qué me puede usted decir?

Compartir con mis hermanos
en mis tiempos de muchacho,
sin duda es un tesoro,
que hoy lo guardo con agrado

Esos tantos campeonatos
de aquellas ligas menores,
y estar con los Criollitos
me trajo satisfacciones

El jugar contra el Caracas
en el Universitario,
y ganarle, sobre todo
era el trofeo, más preciado

Ser campeón con Magallanes
de verdad indescriptible,
y aquel luego el campeonato,
en la Serie del Caribe

En el home saque dos auts
Jugando el jardín derecho
fue contra dominicana,
¡y forcé aquel juego sexto

Creo que gracias a esos auts
finalmente, Magallanes
fue campeón en el Caribe
por eso ¡No hay quien le gane!

Por supuesto los mil hits
en el béisbol mexicano,
hoy aún hablan de mi,
y mi juego entusiasmado

Y en México, por cierto
una vez estuve preso,
pues me cambiaron de equipo
y yo protesté por eso

Hoy también vibra mi orgullo
y mi alma se engalana,
pues mi nombre quedó escrito
en tres Salones de la fama

Por el Mérito al trabajo
allá por en el año ochenta,
un día me condecoró
el presidente Luis Herrera

De todo el béisbol Caribe
decía Carlitos González,
que realmente era el mejor
siendo siempre el primer bate

Aquí vuelvo a interrumpir
y le pido que me diga
¿Cómo es Oswaldo Olivares
en el tema de familia?

Primero con mis hermanos
siempre estamos en contacto
y además nos reunimos,
sin excusas celebramos

Soy padre de una hermosura
es mi sol, mi primavera
Danesa lleva por nombre,
y como yo, es muy guerrera

Y tres nietas que me tienen
enchochado como abuelo
Valeríe y Valentina
con Verónica, mis cielos

Esta familia, mi amigo
es un gran jardín de rosas
que he cultivado en el tiempo
con Eleonora mi esposa

En eso sonó de pronto
el teléfono del Oswaldo
y se tuvo que marchar
un tantito apresurado

Pero antes, me contó
de su empresa deportiva
uniformes y otros rubros
fabrican en forma activa

Del Comité Premio YMCA
además, es integrante,
allí se premia al valor
por el esfuerzo constante

Oswaldo me dio la mano
y se marchó ligerito
y yo, las gracias le di
por ese encuentro exquisito

Y como algo inexplicable
cuando Oswaldo se marchaba
se dejó escuchar un audio
de algo que Billo´s cantaba

Magallanes y Susana
donde Luis Enrique Arias
junto a Carlitos González
y Felo Ramírez, narran

Que Oswaldo Olivares va
se roba segunda base
y un jonrón de Michell Page
al Caracas los deshace

Hasta luego Don Oswaldo
me agrado su conversar
ojalá que en el estadio
pronto lo vuelva a encontrar

Y así se marchó contento
el numero diecinueve
del equipó Magallanes
que brilla en alto relieve

Don Pío Lara

QOSHE - Te cuento a Carabobo: Don Oswaldo Olivares, inmortal del béisbol venezolano  - Pio Lara
We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Te cuento a Carabobo: Don Oswaldo Olivares, inmortal del béisbol venezolano 

5 2 1
19.09.2022

Hasta el Museo del Béisbol
ayer me fui de visita,
y me lleve una sorpresa,
si se quiere ¡Exquisita!

Pues en aquel recorrido
una gloria del béisbol
me encontré por los pasillos
¡Para mí todo un honor!

Fue a Don Oswaldo Olivares
que por allí me encontré
Salón de la Fama ilustre
y con fervor lo saludé

Y sin pensarlo le dije,
que me hablara de su vida,
de su andanza en el béisbol,
que, de triunfos, va curtida

Y el hombre con humildad
me dijo ¡Claro mi amigo!
Fuimos hasta el cafetín,
y de esto, fui testigo

Me contó emocionado
su pasión por el béisbol,
su familia, sus amigos,
y que es abuelo querendón

Yo nací allá por Catia,
en la ciudad de Caracas
hogar regio y querendón,
con valores que destacan

Para un quince de septiembre
de mil nueve cinco tres,
justo fuimos, doce hermanos,
y aquí hoy, los nombraré

Freddy, Heydi, luego Alexis,
Ivan, Heika, junto a Harry,
Otto, Rodolfo y yo,
Orlando, Heiza y Arlex

Mi madre Hilda Vicenta,
mi padre José Manuel,
familia muy numerosa
pero unida en parabién

Al tiempo vive en Casalta
en una urbanización,
la Francisco de Miranda,
y comencé a jugar béisbol

Siendo mi primer equipo
el Farmacia la Cañada
junior con el Banco Obrero.
Y atletismo practicaba

Tanto así que al obtener
título de bachiller
al pedagógico fui
y un examen presente

Y a pesar que lo pasé
al final no me inscribí,
Educación Física era
la carrera que elegí

Pero el béisbol me atrapó,
y ya no pensaba en nada,
solo jugar y jugar
era lo que anhelaba

En el Instituto Agrario
llegué a jugar Juvenil,
luego en el MOP zona diez,
ya tenía un buen perfil

Representé a Venezuela
en un latinoamericano,
en juegos bolivarianos,
y en un suramericano

Y mi hermano Harry fue
mi tutor en el béisbol,
me entrenaba, me ayudaba,
porque yo era lanzador

Pero en el profesional
fue Pompeyo Davalillo
quien del béisbol caribeño,
me........

© El Carabobeño


Get it on Google Play