El mercado, como uno de nuestros misterios, siempre presenta una distracción palpable, una señal sutil y una oportunidad latente. La distracción, en este caso, es la inflación, magnificada por la retórica de Larry Summers y la Reserva Federal, que persistentemente mantienen las tasas elevadas.

Las señales, si se miran con ojo crítico, nos indican que el índice de precios al productor año tras año se encuentra en un mínimo, al igual que el costo de la carga. Sin embargo, la verdadera clave es que el mercado high yield se encuentra acosado por altas tasas y el escalado costo del petróleo. Es, indudablemente, una cuenta regresiva.

Si se presenta una fluctuación en la demanda, el impacto sobre el petróleo será pronunciado. A pesar de las percepciones, los hechos son inmutables: Estados Unidos, el principal productor de petróleo, está alcanzando niveles prepandémicos. La verdad, escondida en las sombras, es que la Opec+ ha perdido el monopolio que alguna vez tuvo sobre los precios del petróleo.

Recuerda los años ochenta y noventa, cuando el poder del Cartel fue desafiado por México y Venezuela; hoy, el adversario es el shale oil estadounidense. Aunque la guerra de Kuwait en los noventa provocó un pico en los precios del petróleo, los eventos geopolíticos eventualmente se estabilizaron y el precio del petróleo corrigió su curso por décadas. La reciente contienda en Ucrania suena a un eco de tales eventos.

La verdadera influencia sobre los precios del petróleo ya no es la Opec, sino la demanda de China. Y si hay algo que China persigue a largo plazo es un petróleo asequible.

Una media de 40 dólares por barril, como sucedió en los años ochenta y noventa, parece más probable de lo que la mayoría podría deducir.

QOSHE - Crudo misterioso - Guillermo Valencia
menu_open
Columnists Actual . Favourites . Archive
We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Crudo misterioso

3 0
19.09.2023

El mercado, como uno de nuestros misterios, siempre presenta una distracción palpable, una señal sutil y una oportunidad latente. La distracción, en este caso, es la inflación, magnificada por la retórica de Larry Summers y la Reserva Federal, que persistentemente mantienen las tasas elevadas.

Las señales, si se miran con ojo crítico, nos indican que el índice de precios al productor año tras año se encuentra en un mínimo, al........

© Dinero


Get it on Google Play