We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Habitantes de la extrañeza

6 0 0
13.05.2020

Nos estamos adaptando a la incertidumbre, a convivir con el distanciamiento físico, las mascarillas, los guantes, preparándonos desde lo que fue, para un futuro borroso en lo personal, grupal, social, planetario.

El ser humano, siempre se sorprende del ser humano, y sin embargo es previsible desde las conductas en el desconfinamiento, a que pondrá el foco en los que incumplen, también pueden anticiparse los efectos psicológicos del confinamiento y de otros importantísimos factores traídos por la pandemia.

Lo que de verdad resulta muy sorprendente, es la realidad, atisbamos en el fondo, el azar, el caos, lo impredecible que rodea nuestras vidas. Este es un momento único, quizás irrepetible para estudiar el alma colectiva.

Seguiremos ejercitando la libertad individual, analizando nuestro mundo interior, buscando llegar a ser, lo que se desea alcanzar a ser, pero quebrando la patológica desatención a los otros propia de una existencia excesivamente agitada.

Muchos han utilizado el hogar como refugio, y han acabado descubriendo que la sencilla vida en el hogar es placentera, ajenos a la vorágine exterior, a la presión social que obliga a salir hasta altas horas de la noche. Algunos no se atreverán a decir que le han cogido el gusto al confinamiento, aunque han calculado hasta los gastos superfluos que se han ahorrado.

Hemos comprendido y puesto en marcha la solidaridad, hemos comprobado las bondades de la austeridad, y es que con menos, se vive mejor, y atisbado el necesario equilibrio entre la vida hacia dentro, y hacia el exterior.

Sí, mayoritariamente elegimos una vida más modesta y menos exigente. Claro que luego está la presión del grupo y el que dirán.

Hemos confirmado para algunos trabajos una puerta abierta a la conciliación, el teletrabajo. Con la vida en suspenso hemos apreciado que mucho más allá de lo deseable, está lo esencial, que el mundo es crónicamente inestable, y que somos más resilientes de lo que suponíamos. La plasticidad de la sociedad humana ha sido confirmada.

Desde........

© Diariocrítico


Get it on Google Play