We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Las colas de la gasolina (parte VII)

2 2 0
11.10.2019

Liliam Caraballo

Fernando y Roxana se apresuraron a prestar ayuda, sumándose al grupo alrededor de la mujer quien continuaba gritando y pidiendo ayuda, al borde del colapso.

—Me violaron…por favor, ayúdenme—gritaba ecolálica la víctima.

Rápidamente la cubrieron con una manta y la introdujeron en uno de los vehículos para trasladarla a la clínica Táchira, donde fue atendida de emergencia. Un conductor y su esposa permanecieron con ella, hasta ponerse en contacto con sus familiares. Cuando regresaron a la cola, contaron el terrible episodio que había vivido aquella mujer, rodeada de gente y sin que nadie se percatara. Con el propósito de informar, sin intención especulativa, y para evitar en lo posible que estos hechos vuelvan a repetirse, en las malhadadas colas de la gasolina, vamos a referirlo.

Según la versión de la agraviada, cerca de las once de la noche, una camioneta de doble cabina se detuvo al lado de su carro. El conductor le pidió información y ella, muy amablemente, se la dio. Muy agradecido, le ofreció café.

—Mi esposa me lo preparó por si me quedaba en la cola. ¿Gusta un poco?

El acompañante descendió de la camioneta y le sirvió de un termo una porción de la humeante bebida. La joven la saboreó lentamente y, cuando terminó, el hombre le pidió el vaso de plástico en el cual acababa de servirle. El otro le dijo que se iba a colocar en el final de la cola,........

© Diario La Nación