La conferencia COP27 en el centro turístico egipcio de Sharm el-Sheikh estuvo llena de disputas sobre cómo abordar el cambio climático, como siempre sucede en estas reuniones. Pero hay una cosa en la que muchos participantes están muy de acuerdo este año: las grandes reuniones anuales de dos semanas patrocinadas por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) necesitan renovarse.

Ya es hora. Ahora que el acuerdo de París de 2015 está en vigor, hay una creciente frustración con un sistema que incluso los expertos más veteranos reconocen que no está haciendo lo suficiente para cumplir su objetivo central de reducir los gases de efecto invernadero.

“Incluso muchos participantes en estos eventos patrocinados por la ONU dicen que las reuniones ya no son adecuadas para su propósito”.

“Las COP se diseñaron para que los países llegaran a un acuerdo y lo hicieron en 2015”, dice Tom Rivett-Carnac, exfuncionario climático de la ONU. “Lo que el mundo necesita ahora es acción para reducir las emisiones y, como resultado, las COP ya no son adecuadas para el propósito”.

Halla Tómasdóttir, directora ejecutiva de la coalición The B Team de empresas a favor de la acción climática, es una recién llegada a la COP, pero dice que la necesidad de un nuevo enfoque es “totalmente evidente”. “La velocidad y la escala necesarias para resolver estos desafíos no se van a lograr en este formato”, dice.

El formato se remonta a la primera COP hace 30 años, o la conferencia de las partes del tratado de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 1992. Esta COP27 fue la 27ª reunión de estas partes, o naciones, y al igual que la reunión del año pasado en Glasgow, era un monstruo en comparación con sus antecesores.

Las primeras reuniones solían ser más pequeñas y se centraban en las negociaciones gubernamentales para asegurar acuerdos climáticos globales. Al margen de esas conversaciones, las empresas, los grupos de expertos y los activistas realizaban eventos paralelos para impulsar sus puntos de vista o mostrar sus esfuerzos.

Un cambio comenzó con la adopción del acuerdo de París, que tiene como objetivo reducir los gases de efecto invernadero lo suficiente como para mantener el calentamiento global muy por debajo de los 2°C desde la época preindustrial, e idealmente a 1.5°C. Desde entonces, el tamaño de la COP se ha disparado a medida que se anima a las empresas, los bancos y las industrias a unirse al esfuerzo de reducción de emisiones.

Los anfitriones del gobierno del Reino Unido de la reunión COP26 del año pasado impulsaron la tendencia. Se convirtió en un escenario para llamativas promesas del gobierno y la industria de poner fin a las ventas de automóviles con motor de combustión interna para 2040, o detener la pérdida de bosques para 2030, o reducir las emisiones globales de metano en un 30% para 2030.

Estos compromisos han aparecido en muchas de las incesantes rondas de mesas redondas de negocios, paneles de discusión y presentaciones que se exhibieron este año en Egipto.

Pero un evento más pequeño y menos glamoroso colocó este ajetreo en un contexto discordante. Un equipo internacional de científicos informó que las emisiones en 2022 se han mantenido en niveles tan récord que, si persisten, ahora hay un 50% de posibilidades de que los aumentos de temperatura superen los 1.5°C en nueve años.

Esta brecha entre la promesa y la realidad está generando una gran cantidad de ideas bienvenidas para brindar más rigor científico y responsabilidad a los compromisos de la COP.

Muchas personas quieren ver una guía científica formal sobre, por ejemplo, cuántos vehículos eléctricos se necesitan para qué año o cuánto metano se debe reducir para cuándo.

“Sería bueno saber de dónde viene el 30%”, dice el climatólogo Bill Hare sobre el compromiso de la COP26 del año pasado para reducir las emisiones de metano.

Los informes científicos de la ONU muestran que la cifra debería ser mayor, dice Hare, miembro de un grupo de expertos de la ONU creado este año para monitorear el derroche de compromisos netos cero por parte de empresas y grupos financieros. También cree que la secretaría climática de la ONU con sede en Bonn, que ayuda a los países a albergar las COP, debe realizar un seguimiento de las promesas, para evitar que se hagan anuncios un año y luego se descarten al siguiente, cuando llega una nueva nación anfitriona con otras prioridades.

El profesor de la Universidad de Oxford, Benito Müller, un reconocido asesor climático de países de bajos ingresos, reemplazaría las costosas “mega-COP” de hoy con una reunión anual más pequeña que se llevaría a cabo en Bonn. Las ciudades rotativas podrían albergar “semanas de acción climática global” cada año.

Christiana Figueres, la ex máxima funcionaria climática de la ONU que ayudó a dar forma al Acuerdo de París, está de acuerdo en que aspectos importantes de estas reuniones se han vuelto “obsoletos”. Ella mantendría el formato actual de dos semanas, pero dedicaría la primera semana a los informes de progreso sobre logros concretos de los gobiernos y el sector privado. La segunda semana podría centrarse en identificar dónde se necesita una acción más rápida y adicional.

También eliminaría lo que ella describe como “una resaca del pasado” que clasifica a los participantes del sector privado como observadores de la COP en lugar de participantes formales.

“No hay una respuesta fácil a la pregunta de cómo deberían evolucionar las COP”, dice. “Pero deben evolucionar para reflejar la realidad de dónde estamos”. Está en lo correcto. Con suerte, la COP del próximo año en los Emiratos Árabes Unidos trazará un nuevo camino hacia la acción climática que el mundo necesita con urgencia.

QOSHE - Encuentro anual de la COP necesita renovarse - Diario Financiero
We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Encuentro anual de la COP necesita renovarse

11 1 0
28.11.2022

La conferencia COP27 en el centro turístico egipcio de Sharm el-Sheikh estuvo llena de disputas sobre cómo abordar el cambio climático, como siempre sucede en estas reuniones. Pero hay una cosa en la que muchos participantes están muy de acuerdo este año: las grandes reuniones anuales de dos semanas patrocinadas por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) necesitan renovarse.

Ya es hora. Ahora que el acuerdo de París de 2015 está en vigor, hay una creciente frustración con un sistema que incluso los expertos más veteranos reconocen que no está haciendo lo suficiente para cumplir su objetivo central de reducir los gases de efecto invernadero.

“Incluso muchos participantes en estos eventos patrocinados por la ONU dicen que las reuniones ya no son adecuadas para su propósito”.

“Las COP se diseñaron para que los países llegaran a un acuerdo y lo hicieron en 2015”, dice Tom Rivett-Carnac, exfuncionario climático de la ONU. “Lo que el mundo necesita ahora es acción para reducir las emisiones y, como resultado, las COP ya no son adecuadas para el propósito”.

Halla Tómasdóttir, directora ejecutiva de la coalición The B Team de empresas a favor de la acción climática, es una recién llegada a la COP, pero dice que la necesidad de un nuevo enfoque es “totalmente evidente”. “La velocidad y la escala necesarias para resolver estos desafíos no se van a lograr en este formato”, dice.

El formato se remonta a........

© Diario Financiero


Get it on Google Play