We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Agosto, mes hábil

1 0 0
26.07.2019

EN los bancos de la izquierda en el Congreso ayer se rezumaba desazón. Era la segunda vez en tres años que Pablo Iglesias impedía a Pedro Sánchez su investidura como presidente de gobierno. Suponía, esta vez, la consecuencia directa de una negociación de pandereta, siempre pendiente de las redes sociales y que alcanzó el éxtasis de su despropósito minutos antes de la decisiva votación. Fue entonces cuando el atribulado líder de Unidas Podemos quiso voltear la suerte a cambio de un plato de políticas activas de empleo que, al parecer, le había aconsejado poco antes por el móvil una voz socialista. Surrealismo puro en una sesión que certificó la irritante relación entre los dos principales de izquierda que se repelen y una dosis desbordante de su irresponsabilidad. España queda al borde de una histérica repetición de elecciones ante el regocijo del PP, favorecido por el desconcierto de Ciudadanos y la intranquilidad manifiesta que la sentencia del procés independentista representa para ERC.

Fue entonces cuando Aitor Esteban, consciente de la sima producida y de sus hondas repercusiones, sacó el manual de la negociación. Como si estuviera........

© Deia