We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Triste

1 0 0
19.10.2019

LA esperada y no sorpresiva sentencia del procés ha abierto un tiempo nuevo con consecuencias imprevisibles en Catalunya, pero también en el Estado español. La primera, pero no la única, es la total desafección hacia esa España empeñada en pasar como un rodillo por encima de los derechos de las personas y de los pueblos.

Esos derechos, comenzando por el derecho a la autodeterminación, no son una invención de nacionalistas, sino que existen en el Derecho Internacional, aceptado de manera oficial por la propia España. O sea que argumentar que no existen en el ordenamiento democrático es falsear y mentir, como siempre. Véanse sentencias del Tribunal Internacional de La Haya, la Carta fundacional de las Naciones Unidas o los sucesivos pactos internacionales por los derechos civiles. España firmarlos, los firma, pero no los cumple. Por lo tanto, es totalmente hipócrita e indecente que los voceros políticos españoles los nieguen.

La........

© Deia