We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Un mundo feliz

4 11 0
21.10.2019

Las protestas estudiantiles en Santiago se extendieron y radicalizaron en pocos días, abarcando a diversos sectores sociales y empujando al presidente Sebastián Piñera a declarar un toque de queda en varias partes del país. Foto: Infobae

Resulta pasmosa la ceguera o el distanciamiento de la realidad por parte de la derecha latinoamericana. Suelen proyectar una imagen panglosiana de sus países y hasta se la creen. Según el presidente chileno, todo andaba de maravillas, pero en las últimas semanas se ha patentizado que no es así. Los últimos granos de pólvora a un largo malestar, se añadieron con el aumento del precio al transporte subterráneo.

Las evidencias de descontento no han ocurrido solamente en la capital. En Valparaíso y otras urbes al sur del país, hubo protestas en distintos grados, teniendo a los jóvenes al centro en todos los casos. Según académicos honestos, ellos son el segmento social que más indefenso y carente de perspectivas se siente. No están solos. Les apoyan familiares y gremios no menos dañados.

Malo, en medio de ese lamentable paisaje, que antes de atender las demandas o de espaldas a ellas, sacaran el ejército a la calles para reprimir y hasta decretaran el toque de queda, impidiendo la circulación de personas, como dijera el general Javier Iturriaga, jefe de la Defensa Nacional, confinadas “(…) en sus hogares y los que necesiten salir, deben pedir salvoconducto”.

La medida recuerda similares oficios hasta finales de los 80, antes y durante el último tramo de la estancia de Pinochet en el poder. El pinochetismo, por supuesto, no desapareció con el movimiento a un lado del dictador, ni luego. Así lo garantizan las preferencias y métodos del conservadurismo chileno aunque se vista con sedas.

En ayuda del enfoque errático asumido, se recuerda que cuando se inauguraba el Transantiago, en octubre de 2005, después en el 2007 y sobre todo en el 2009, se registraron fuertes inquietudes por las deficiencias del trazado y su operatividad, pues dejaron fuera de ese servicio a bolsones ciudadanos de áreas alejadas.

En diferentes momentos fue necesario romper contratos con algunas de las empresas........

© Cubadebate