We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

De Stonewall a ‘Sodoma’

7 20 0
01.08.2019

50 años después de Stonewall, Bob Pop salió en la tele y soltó un discursito memorable: “Todo lo personal es político y lo sexual es social. ‘A mí qué más me dará con quién se acueste cada cual’. Pues hombre, a ver, a mí no me da igual. Porque hay hombres que en la cama violan y miles de machirulos que piensan que dejar claro que solo un sí es sí es una amenaza hacia ellos, y tienen los santos cojones de proponer una manifestación del orgullo hetero. Creo que nos hemos pasado años de militancia LGTBI agradeciendo que nos abrieran las puertas de su mundo, que nos toleraran, que nos quisieran, que nos normalizaran. Y mira: ¡no! Yo creo que ha llegado el momento de dejar claro que no queremos que nos abran las puertas sino que las tiren abajo y el territorio se amplíe para que allí quepamos todos”.

La pregunta es: ¿todos, todos, todos? ¿Ese todos incluiría también a los curas y las monjas, los obispos y arzobispos, cardenales y hasta el Papa? He aquí un tabú, y henos aquí en Sodoma de Frédéric Martel, el libro bomba de azufre y fuego que ha hecho saltar por los aires un arcano secreto de Polichinela: la homosexualidad es mayoritaria dentro del colegio cardenalicio y del propio Vaticano. Alguien dirá: “¡Qué más le dará al movimiento LGTBI con quien fornican o dejan de fornicar los curas!”. Pues parece que a Frédéric Martel no le daba igual y, por eso, decidió describir una realidad oprimida. A su entender, “mostrarla es una manera de hacer algo por la comunidad LGTB, voy directo al enemigo y analizo cómo actúa contra nosotros”. 50 años después de Stonewall, dice Martel, “el Vaticano es el último bastión por liberar”. Bienvenues à Sodoma!

Sodoma (Editorial Roca) se editó en febrero de este año simultáneamente en 20 países. Este libro/acontecimiento coincidió por casualidad con el Sínodo sobre los abusos que convocó Francisco. El libro ha sido un exitazo de ventas en muchísimos países y ello, probablemente, por tres razones: por el autor, por motivos estilísticos y, sobre todo, por el contenido. Frédéric Martel, listo, operoso y diligente, consiguió a lo largo de cuatro años de trabajo entrevistar a 41 cardenales, 52 obispos y monseñores, 45 nuncios y embajadores y a........

© Cuartopoder