We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

“España debería tener una política de Estado para con Guinea Ecuatorial”

3 0 0
06.06.2019
CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias. Alfredo Okenve lleva trabajando en temas de sociedad civil más de dos décadas, a través de la ONG CEIDGE (Centro de Estudios e Iniciativas para el Desarrollo de Guinea Ecuatorial), razón por la cual le concedieron el premio franco-alemán de Derechos Humanos y Estado de Derecho en noviembre de 2018. Sin embargo, no pudo recoger el galardón por estar en España, convaleciente tras haber recibido una paliza en su país por su labor en pro de las libertades. En 2019, el régimen de Obiang cumple la friolera de 40 años; antes, estuvieron su tío, el dictador Macías, y la colonización franquista. De la situación actual en el país y de las relaciones (o falta de) con la antigua metrópoli nos habla un hombre humilde y honesto. Usted es físico y profesor universitario, pero está suspendido de empleo y sueldo, pese a ser funcionario, ¿por qué? Es una de las múltiples arbitrariedades que se dan en Guinea Ecuatorial, donde por orden de, como dicen ahí, la superioridad, dan un telefonazo al rectorado para que suspendan a los docentes de salario y empleo y ya está. Es arbitrario porque la ley de funcionarios indica cómo se suspende o cesa a un funcionario y aquí no se ha cumplido, ni siquiera me han informado de la causa de la suspensión. ¿Qué o quién es “la superioridad”? La presidencia de la República. Además, con las investigaciones que he hecho, me consta que es así. ¿A qué cree que se debe? A mi labor como miembro relevante de la sociedad civil que promueve una mayor transparencia en la gestión de los ingresos del petróleo, dignidad y respeto. Guinea es un país muy pequeño y todo está controlado por un grupillo en torno a una sola persona, Obiang. Todo lo que escapa a su control está penalizado. ¿Qué acciones concretas lleva a cabo CEIDGE? No es una labor puramente humanitaria, nosotros no repartimos lápices, buscamos el desarrollo integral de la persona y defendemos los derechos humanos, que son inherentes a cualquier persona. nuestras líneas ha sido promover el fortalecimiento de la sociedad civil para que exista cierta autonomía y que la misma gente participe en su propio desarrollo, que no tenga que esperar nada de fuera ni del Estado Cuando acabamos nuestros estudios en España y/o la antigua Unión Soviética, algunos de los que regresamos decidimos que debíamos hacer algo por el país. Hablamos del año 96 o 97, cuando Guinea estaba muy abajo en los índices de desarrollo humano. Nuestra idea era ver qué podíamos hacer desde nuestras profesiones para transformar esos datos, pero fuera de nuestro trabajo ordinario. Por eso, la ONG nació como multisectorial. Una de nuestras líneas ha sido promover el fortalecimiento de la sociedad civil guineana para que exista cierta autonomía y que la misma gente participe en su propio desarrollo, que no tenga que esperar nada de fuera ni del Estado, porque este o no llega o no quiere actuar. Hemos trabajado en formación y capacitación de asociaciones y ONGs, cooperativas o agrupaciones de mujeres preexistentes. Nos encontramos con que el régimen no deja un espacio cívico, las leyes de asociacionismo son tan restrictivas que no permiten un funcionamiento eficaz de las mismas, eso nos lleva a tratar el derecho de asociación, de reunión, de manifestación o de expresión ... ¿Pero estos derechos existen o no? Los derechos figuran en La Constitución, en su artículo 13, pero la implementación es más restrictiva que aquello que contempla la Ley Fundamental y así pasa con todo. ¿Entonces, en Guinea no hay manifestaciones? En la práctica no ha habido ninguna manifestación que no sean a favor del presidente del Gobierno o del partido en el poder. Exactamente igual que en el franquismo. Hablando de eso, ¿la Guinea actual bebe mucho de ese franquismo colonial? Yo no viví la época de Franco, pero lo que he visto en las imágenes del NO-DO, existe todavía en Guinea, en gran parte de las actividades cotidianas, en el trato a los ciudadanos o en la relación entre el Estado y la Iglesia. Es más, los actuales dirigentes son hijos del franquismo y todavía........

© CTXT