We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Supremozaje

5 0 114
13.02.2019
¡Hola! El proceso al Procès arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de fiesta? Pincha ahí: agora.ctxt.es/donaciones MADRID. El país va bien, o al menos el viaje en AVE a Madrid transcurre entre ejecutivos, que vociferan al móvil y al mundo que están haciendo unos negocios fenomenales. Uno se está poniendo las botas vendiendo un producto financiero, francamente interesante, que no inmoviliza el capital inicial. No tengo ni idea de lo que es. Igual, se come. Llegamos a Atocha, nos abalanzamos sobre el andén y nos damos de codazos. Sólo sobreviven los más fuertes. Una vieja con un visón, un kelly y una pulsera con la bandera española, 12 ejecutivos –el del producto financiero francamente interesante, pues no; si lo que gritaba al telefonino era verdad, sólo nos recuperaremos en 200 años–, y yo, que como voy vestido funcional me confunden con el maquinista. Taxi. Hotelazo, donde se me recibe con cóctel, montadito de oso panda y el sacrificio humano habitual. Cita con Miguel Mora, egregio director de CTXT, para acabar de planificar los próximos ¿tres? meses de juicio. Cuando acabamos me dice: “¿un coponcio, Martínez?”. Venga ese coponcio, Mora, digo. Lo siguiente que recuerdo es despertarme en la bañera del hotelazo. Porque espero que esto sea el hotelazo. BIOTOPO TS. Mientras me ducho y me froto fuerte detrás de las orejas, Eli Ganzegel me envía mensajitos. Periodista avanzada a su tiempo, Eli ha sido, de hecho, la primera en acreditarse –si esto fuera una democracia consolidada, le hubieran regalado un jamón–. Ahora se entretiene en observar la cola del público. Se trata, íntegramente, de chicos/as y dinosaurios/as Vox. Pactan en voz alta que tienen que disimular que son de Vox, y que cuando pase Javier (Ortega Smith, junto con Pedro Fernández, la acusación de Vox; o The Smiths), no deben sonreírle. Sí, la extrema derecha es entrañable. Hasta que le da el siroco. Hola, ya estoy haciendo cola. Cerca de la cola del público, en una cola king-size de periodistas. Hemos venido todos los periodistas disponibles en el mercado, el periodista con los pies pequeños, el de zapatos lustrados, la que va vestida de esquimal, el que lo sabe todo, y el que se despierta en una bañera. Los chicos/as Vox, en efecto, cuando pasa alguien de Vox, no le........

© CTXT