We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Mucho más grave

5 3 0
11.09.2019

Los pequeños estados insulares del Caribe son, en su generalidad, auténticos paraísos tropicales, cuya economía tiene fuerte dependencia del turismo, una actividad que en algunos de ellos se interrumpe abruptamente, año tras año, por la acción devastadora de los huracanes. Estos se han vuelto más frecuentes, intensos y erráticos, y los riesgos podrían ir más allá de estremecer sus frágiles sistemas económicos. La amenaza, incluso, acecha la existencia de las propias islas.

Los huracanes -llamados ciclones o tifones en otras regiones del mundo- se forman por la acción del aire cálido y húmedo que se eleva desde los océanos, un fenómeno que en el Atlántico Norte registra una temporada convencional, entre junio y noviembre, en la que se presenta una media de diez tormentas de diferentes magnitudes. Sin embargo, en los últimos cinco años, algunos tornados tropicales se han salido del calendario, entre ellos, Alberto, el año pasado, y Andrea, en este, descargando copiosas lluvias sobre Cuba, La Florida y Las Bermudas.

La presencia de estos gigantescos e implacables embudos de aire y agua es consecuencia del cambio climático que provoca el calentamiento global, originado, a su vez, por la concentración de gases efecto invernadero. De ahí la preocupación que ronda entre científicos y........

© Cromos