We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Foco

4 4 0
22.01.2019

Odiarse nunca es sano. Y cuando se requiere actuar como una sociedad unánime para salvarnos del naufragio, el odio se vuelve aún más inepto y más absurdo; y el rencor —ese peso muerto y estéril que nos encadena desde adentro— nos hunde como si fuéramos fragmentos de roca, de óxido y adiós.

Odiarse es tóxico y no sirve de nada echarnos mutuamente las culpas de lo que pudo haber sido y no fue; o de lo que fue y nunca debió ser.

Ya estamos muy grandes y muy sufridos para no haber aprendido a llamar las cosas por su nombre; no sumemos errores. Si en una escuela de policía un vehículo con 80 kilos de pentolita cobra intencional y miserablemente la vida de 21 personas, eso es terrorismo. Desde un principio las investigaciones señalaron al Eln, y ya ellos publicaron su autoría, en un comunicado plagado de........

© Cromos