We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Los alcaldes UDI Olavarría y Matthei "no tienen dedos pal piano"

3 3 1
14.10.2021

Desde hace meses la fundación Defendamos la Ciudad está denunciado en este medio y en la Contraloría General de la República malas prácticas en el ámbito de la explotación comercial del recurso suelo y en esta ocasión aludiremos a lo que sucede en las comunas de Colina y Providencia. Son casos muy graves donde hay comprometidos cuantiosos recursos públicos, estando en entredicho el principio de probidad administrativa de las autoridades que han intervenido en 2 casos que sucintamente relataremos. Lo hacemos porque la Contraloría, como era lógico, ha confirmado las acusaciones formuladas por la simple razón de que las mismas se ingresan allí siempre haciendo valer la ley.

Partamos por Colina. El caso involucra al fallido proyecto del hospital público de la zona norte que es urgente su materialización para que atienda a una importante población de la región metropolitana de Santiago en la ubicación óptima respetando el marco regulatorio.

El ex ministro Mañalich y el presidente Piñera decidieron que ese hospital debía construirse en un terreno rural de Colina, que el ex alcalde Olavarría ofreció gratuitamente a su gobierno. Pero la normativa urbanística de ese terreno no admite una edificación de equipamiento de salud de escala mayor y, por lo tanto, lo primero que debieron considerar esas autoridades era establecer con certeza si era posible, conforme a derecho, edificar el hospital en ese terreno rural. Si las autoridades hubiesen buscado asesoría profesional habrían concluido que ello no era posible, tal como concluyó la Contraloría General de la República, producto de nuestra denuncia.

Con una negligencia inexcusable, las autoridades siguieron adelante con el proyecto en Colina. El ex alcalde Olavarría, actuando de manera temeraria, decidió que la Corporación de Desarrollo Social de Colina comprometiera su patrimonio y el de la municipalidad en la compraventa del terreno de 5 hectáreas que ofreció al gobierno. Nada menos que US$ 6 millones se ofrecieron a un particular para comprarlo y como el pago se pactó en cuotas, existen cuatro inmuebles municipales que aseguran a la parte vendedora que recibirá esos milloncitos, aunque allí el hospital es inviable. ¿Qué pasó con los concejales que no cumplieron su función fiscalizadora? Todos ellos son responsables por haber autorizado la compra de ese terreno agrícola a precio de suelo urbano.

Esperamos que las nuevas autoridades municipales tomen cartas en el asunto para resguardar el patrimonio municipal, que sufrió un grave detrimento pues se adquirió ese terreno con la simple expectativa que podía ser transformado en urbano, tal como ocurrió en el caso CAVAL que consideraba modificar el Plan Regulador Intercomunal de la Región de O´Higgins para que, con prácticas especulativas, algunos allegados al poder político hicieran muy buenos negocios.

La........

© BioBioChile


Get it on Google Play