We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Contraloría abre la Caja de Pandora en la Municipalidad de Pudahuel y en la Seremi Minvu

6 35 17
21.06.2022

El reciente sábado 18 de junio CNN Chile dio a conocer el historial de malas prácticas cometidas por las autoridades de Pudahuel, muchas de ellas con el aval de los diferentes funcionarios públicos que ejercían cargos en la Seremi Metropolitana de Vivienda y Urbanismo. Dicho medio de comunicación en su noticia, “Involucra a Seremi de Vivienda: Contraloría detecta 30 años de irregularidades del Municipio de Pudahuel en uso de suelo”, que recomendamos conocer, ver link, reproduce el tremendo Informe Final N°403/2020, de fecha 2 de junio de 2022, de la Contraloría General de la República.

Pues bien, la Caja de Pandora es un mítico recipiente de la mitología griega, que contenía todos los males del mundo. Podría parecer exagerado referirse en título de esta columna de opinión a ese recipiente para hacer mención a una de las comunas de nuestro país, pero como explicaremos, en cierta medida el Informe Final Nº 403/2020 dejó al descubierto lo peor de algunos de nuestros servidores públicos, que en esa comuna más parecen operadores y voraces empresarios inmobiliarios. Dicho informe es el resultado de una auditoría instruida en marzo de 2019 por el Contralor General de la República, Jorge Bermúdez.

La historia comienza en los años 80 cuando ciertos empresarios, con buenos contactos políticos, compraron a precio de liquidación extensos terrenos en la zona poniente de Pudahuel, predios que habían sido expropiados en el contexto de la reforma agraria. Aprovechando la permisiva normativa urbanística imperante antes de que entrara en vigor el Plan Regulador Metropolitano de Santiago (PRMS) de 1994, esos “hombres de negocios” lograron aprobar proyectos de loteo con construcciones en sus terrenos. Hasta ahí en principio todo era legal.

Pero nadie denunció que la Dirección de Obras Municipales de Pudahuel aprobó esos proyectos sin cumplir la normativa vigente en esa fecha, que estaba contenida en el antiguo Plan Intercomunal de Santiago (PIS) de 1960. Todas las aprobaciones municipales declaran cumplir esa normativa, pero es solo una apariencia y así quedó bien oculto en una caja como la de Pandora. Las diferencias con respecto a la normativa del PIS, como es lógico, favorecían a los titulares de los proyectos inmobiliarios.

Como el PRMS no incluyó esos loteos en su área de extensión urbana, los promotores de los desarrollos inmobiliarios Ciudad de Los Valles (Inmobiliaria Lo Prado) e Izarra de Lo Aguirre (Inversiones Baiona) reclamaron “derechos adquiridos” en la Corte de Apelaciones de Santiago, pero nada menos que con loteos irregulares, según quedó ratificado en el Informe Final Nº 403/2020. Menuda osadía de esos privados que en ese momento los jueces no detectaron, posiblemente porque de manera irresponsable “confiaron” en que todo estaba en regla, al existir permisos entregados por la municipalidad de Pudahuel, supuestamente cumpliendo la norma del PIS.

Pero como los proyectos originales ya no se ajustaban a los requerimientos del mercado, a contar de 2002 los titulares procedieron a tramitar sucesivas modificaciones de los proyectos de edificación.

Y como el descaro es máximo en estos astutos empresarios, sus arquitectos y revisores independientes, esas modificaciones se hicieron sin respetar la normativa del PIS para así lograr........

© BioBioChile


Get it on Google Play