We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

La Junta Patriótica una discusión necesaria

4 19 0
19.05.2019

Poco a poco, se va abriendo un espacio para la discusión, todavía muy tenue, tímida, entre los insultos de la intolerancia y la acción erosiva de los poderosos factores e intereses en pugna. La inmensa mayoría del país necesita y merece, que se inicie el debate de las ideas con respecto a su situación, de cómo salir de ella y de cómo abordar los inmensos retos que tenemos hacia el futuro como Nación, soberana e independiente.

Hoy día, todo es urgente. El país no espera más, no puede. La crisis económica, social, la disfuncionalidad del Estado y sus instituciones, no solo lo ha conducido a una peligrosa situación de debilidad y vulnerabilidad, sino que ha llevado al ciudadano al límite de lo racional, a estar obligado a hacer cosas para sobrevivir que eran impensables en momento alguno de nuestra historia reciente. Esta cruda realidad continúa degradando la calidad de vida y la propia autoestima del venezolano. La pobreza, la miseria, las privaciones arrastran a la población a una claudicación de sus principios, de su forma de vida, de conductas racionales, de sus sentimientos, hacia una degradación espiritual y material, que carcome a la sociedad día a día y nos puede llevar a situaciones, como en el huevo de la serpiente.

La salida de maduro del poder es cuestión tiempo, el asunto es cómo, de qué manera va a terminar su desastre de gobierno, eso es lo que negocian ahora mismo, sus aliados internacionales. La aventura de Guaidó y Leopoldo López fracasó y ellos lo saben. Los factores internacionales que apoyan a esa facción de la extrema derecha comienzan a darse cuenta que, una vez más, así como en abril de 2002, fueron arrastrados a otro fracaso. Ellos tampoco tienen mucho tiempo, la dinámica de su propia política interna y otros frentes internacionales, desvían sus prioridades. Ajustan su estrategia.

Ahora se abre la posibilidad de las conversaciones en Oslo, Noruega. Siempre hemos dicho que aplaudimos una solución política a la crisis que confrontamos, mejor si es por la vía de las conversaciones, en vez de la guerra y la violencia. El esfuerzo de Noruega, junto al de Italia, México y Uruguay apuntan en la dirección correcta de optar por el diálogo político y una solución negociada, en vez de la guerra o la intervención extranjera. Ojalá el esfuerzo diplomático noruego no sea utilizado, una vez más, como una manera de ganar tiempo de parte de maduro, para que no pase nada, y que no sea torpedeado por los sectores extremistas de la oposición que apoyan la salida militar.

En todo caso, el problema es que, tal como pasó en República Dominicana, ese diálogo es entre grupos de poder que no representan........

© Aporrea