We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

La economía madurista: Un fracaso inocultable

3 20 0
02.06.2019

En días recientes, y de manera sorpresiva, el BCV emitió, por primera vez en cuatro años, algunos números del desempeño de la economía venezolana. Esos números, emitidos luego de un minucioso trabajo de maquillaje y ajustes, sin embargo, no pueden ocultar las dimensiones del fracaso de maduro en la conducción de la economía Venezolana.

Los números, muy tardíamente, fueron publicados sólo por la exigencia de las empresas y países que participan del saqueo de nuestros recursos. Dentro de las permanentes contradicciones que existen hacia lo interno del gobierno, y la profunda debilidad del mismo, la facción a cargo de darle alguna forma al brutal modelo de capitalismo atrasado impuesto al país, han convencido a maduro de publicar cifras del BCV, las que sean, que les permitan "lavar" la cara ante el mundo, cumplir un trámite y tratar de "pasar agachados".

Las negociaciones desesperadas del gobierno con las transnacionales, sean rusas, chinas, turcas o americanas, necesitan mostrar algún signo de formalidad; ni siquiera las más especulativas y aventureras están dispuestas a seguir participando de las extrañas transacciones con el gobierno sin números que mostrar a sus casas matrices. Mientras que otra de las facciones del gobierno está empeñada en dar "señales", comprar el ticket en el pequeño autobús de la negociación en el que esperan salir del desastre creado por ellos mismos, antes que el diablo se de cuenta que están muertos.

Recuerdo claramente a finales de 2013, inicios de 2014, mientras los ministros que veníamos del gobierno del presidente Chávez estábamos empeñados en lograr estabilidad y gobernabilidad del país, todavía traumatizado por la muerte del presidente Chávez y en medio de la escalada violenta de la oposición, el madurismo estaba empeñado en desplazar al chavismo del gobierno y tomar control de las Instituciones del Estado.

maduro piensa más como un sindicalista que como un presidente. En aquellos días aciagos, donde había que tomar medidas urgentes en el ámbito económico, su empeño no era el de gobernar, sino el de controlar las instituciones económicas fundamentales del Estado: PDVSA, el ministerio de Finanzas, BANDES, la banca pública y el BCV. maduro fue colocando a los "suyos", los incondicionales, en control de estas instituciones básicas. No importaron los riesgos para el país, que los advertimos a tiempo y en todas las instancias, ni las evidentes incapacidades del equipo que impuso: maduro quería el control y lo obtuvo. El triste "sacudón" de 2014, finalmente le permitió capturar la institución más fuerte, PDVSA; y, de allí en adelante, cayeron todas como naipes: el BCV, el ministerio de Finanzas y todo el sector económico. maduro finalmente obtuvo lo que quería: controlar la economía, manejar libremente el dinero y con ello, el poder.

Este poder, que era el Poder del Estado, de todo un país, lo que Chávez llamó "patria", maduro se lo apropió y lo dilapidó, lo destruyó. Aquí hubo una inmensa e inexcusable falla de las instituciones políticas, del chavismo.........

© Aporrea