We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

La batalla de Roma

5 0 0
26.09.2021
La sentencia emitida el pasado 20 de septiembre por la “Corte d’Appello” de Roma, rechazando la solicitud de extradición de mi persona interpuesta ante Italia por el gobierno de nicolás maduro, no sólo significa una victoria para mí y mi familia, también es una victoria de la lucha en contra de la persecución política y la violación de los Derechos Humanos y Políticos en Venezuela; y, además, esta sentencia me permite –ahora sí– contar una historia que tuve que mantener en secreto por razones obvias de seguridad.

Entre 2014 y 2017, luego de mi salida de PDVSA en 2014 y del desplazamiento del chavismo del gobierno, maduro –ya con pleno control de la economía, así como de las empresas e instituciones del Estado– decidió torcer el rumbo de nuestro país, abandonando el camino trazado por el presidente Chávez en el Plan de la Patria de 2012, barriendo las conquistas de la Revolucion Bolivariana, y cancelando así la posibilidad de construir el socialismo, a la vez que violaba abiertamente la Constitución y las Leyes de la República, mediante la entrega del petróleo y nuestra economía a grupos económicos que lo sostenían en el poder.

En 2017 el gobierno demostró, con su violenta y desproporcionada respuesta a los eventos políticos de 2017 –donde murieron más de 130 venezolanos–, decidido a instaurar la violación de los Derechos Humanos como política de Estado.

El 4 de diciembre de 2017, decidí renunciar a mi cargo como Embajador Representante Permanente de Venezuela ante las Naciones Unidas, luego de que fueron insostenibles mis profundas diferencias con maduro, las cuales me obligaron a rechazar ofertas para cargos diplomáticos en otros destinos, a cambio de mi silencio y para mantenerme lejos de la patria (ofertas que iban desde la postulación como candidato a la Secretaría General de la OPEP, hasta mi designación como Embajador ante la ONU en Ginebra donde –como decía uno de sus emisarios– “había un lago con un chorrito de agua que le parecía muy bonito”). Esta constante tensión dio origen a roces de todo tipo que llegaron hasta un fuerte cruce de palabras con maduro debido a mis escritos y opiniones contrarias al curso que había tomado su gobierno.

Renuncié porque decidí salirle al frente a esta situación y asumir mi papel histórico, a pesar de que sabía que se desataría en mi contra la persecución política y todo tipo de represalias por parte del madurismo. Lo hice convencido, como venezolano, revolucionario y chavista, como Ministro del Presidente Hugo Chávez durante 12 años y uno de sus más estrechos colaboradores en el gobierno, que no podía permanecer indiferente a lo que estaba sucediendo en el país.

Recuerdo que en mis días finales como Embajador ante la ONU, cuando eran evidentes las diferencias y mi renuncia inminente, distintos países me ofrecieron protección en su territorio a través de los canales diplomáticos correspondientes. La mayoría de las naciones latinoamericanas y europeas lo hicieron, porque estaban preocupados por mi integridad física si volvía a Venezuela.

Tenía la intención de regresar al país con mi familia, todavía con la esperanza de contar con garantías en mi patria. Sin embargo, una vez que se corrió la noticia de lo que sucedía, recibí llamadas de oficiales militares, amigos, con quienes trabajamos juntos durante la época del Presidente Chávez –algunos hoy en condición de retiro, otros todavía activos–, en las que me insistían que no lo hiciera, que no volviera, porque maduro ya había dado la orden de mi detención “tan pronto bajara en Maiquetía”, desde donde sería trasladado a una de sus hoy triste y mundialmente famosas prisiones. Me tenía reservado maduro el mismo tratamiento y ensañamiento que le ha dado al Mayor General Rodríguez Torres, a los trabajadores de PDVSA y a otros muchos funcionarios del gobierno del presidente Chávez.

Es entonces –ante la certeza de que mi vida y la seguridad de mi familia corrían peligro– que decidimos trasladarnos a Italia, por una razón muy sencilla: este país tiene instituciones democráticas que no permitirían ningún tipo de atropello en mi contra, más aún siendo mi esposa de origen italiano. Además, es el único país donde tenemos familia cercana, dispuestos a acogernos y brindarnos solidaridad.

En este punto, el madurismo y los disociados del twitter comenzaron a difundir, desde entonces, historias fantásticas: “Rafael Ramírez salió en un avión privado hacia Ecuador…”, “Ramírez estableció un pacto secreto con una potencia extranjera…”, “vieron a Ramírez viviendo en Washington…”, y la última, la más estúpida de todas, propagada por el propio maduro, “Rafael Ramírez tiene un castillo en Mónaco –con los Príncipes de vecinos–, tiene otro en Capri, y vive en un Palacio en Roma...”.

La verdad, como puede ser constatada por cualquiera que tenga interés, es que salí de los Estados Unidos en un vuelo comercial desde el aeropuerto JFK de Nueva York y, desde entonces, he vivido en Roma, en un apartamento de la familia de mi esposa, desde donde ejerzo profesionalmente en el área en la que me he manejado durante 34 años, de los cuales 12 me desempeñé como Ministro: el petróleo.

Por supuesto que me he mantenido en una intensa actividad política, en permanente contacto con antiguos compañeros del gobierno de Chávez, del PSUV, militares, trabajadores y líderes políticos. Sobre todo pendiente de los trabajadores que han sido secuestrados por el gobierno, haciendo seguimiento y denunciando ante organismos internacionales sus casos, ayudando en lo que se puede.

He estudiado y reflexionado mucho durante este tiempo sobre nuestra experiencia política, nuestros aciertos y nuestros errores: en qué fallamos y cómo permitimos que el madurismo llegara al poder. A la vez, y de manera muy especial, cómo superaremos esta profunda crisis en el país que abarca lo político, económico, social y espiritual y cómo devolverlo al cauce de la Constitución y las leyes, cómo volver al camino de Chávez.

Me mantengo en permanente contacto con el sector petrolero nacional e internacional y con ex compañeros........

© Aporrea


Get it on Google Play