We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

El naufragio de los pobres

3 15 0
16.06.2019

El Mar Caribe se ha convertido en la tumba de los venezolanos más pobres, que tratan de salir desesperados de la tragedia de la Patria. Ya no es aquel pueblo heroico que lo surcaba hace más de doscientos años, entre Haití, Los Cayos, Cartagena, Jamaica, Chacachacare y las costas de la Patria en la lucha por su independencia. No. Ahora, son los más pobres, los que no tienen otra opción que lanzarse al mismo Mar Caribe para alcanzar una tierra segura, amiga, que les permita vivir; y, sobre todo, poner a resguardo a sus familias e hijos del desastre del madurismo.

Son parte de los 4 millones de venezolanos que , según el último reporte de la Agencia para Refugiados de las Naciones Unidas, la UNHCR y la OIM, la Organización Internacional para la Migración, han abandonado el país desde finales del 2015 y que el gobierno insiste en negar e incluso anuncia que dos de sus más conspicuos representantes irán a la ONU a "refutar" a la organización más seria y reconocida por el mundo en esta materia, pensando tal vez que podrán "patotear", como decía el presidente Néstor Kirchner, al resto de los países, o que van a una entrevista de VTV o Globovisión, donde pueden decir lo que quieran, sin contestación.

La diáspora de venezolanos, fenómeno que hemos alertado ("no te vayas") y denunciado ("el paso de los Andes"), es una triste realidad que desgarra y separa a las familias y que ha vaciado de la alegría, y fuerza de sus jóvenes a nuestra Patria; tiene millones de historias tristes y situaciones lamentables que, muchas veces, ocurren en silencio, en el anonimato de la tragedia del pobre, que no le importa ni a las élites, ni al gobierno.

Una de estas tragedias, de las más crueles y más invisibilizadas o desconocidas, es la de los venezolanos, hombres, mujeres y niños, que mueren ahogados en aguas del Mar Caribe, tratando de salir del país. Venezolanos, sobre todo jóvenes, muchas veces con sus hijos, que mueren ahogados en el intento de cruzar el Caribe, principalmente, hacia Aruba, Curazao, Trinidad y Tobago, entre otros destinos.

Pocas de estas historias se conocen, a veces la información de algún sobreviviente o la aparición de cuerpos de infortunados, o restos de la embarcación que naufragó y que son arrastrados por la corriente hacia alguna playa, evidencian la tragedia. Otras, se conoce de algún caso por la búsqueda desesperada de los familiares, madres, esposos, esposas, que despidieron o esperaban a los suyos de una travesía de la cual no sobrevivieron. Existen muchos casos de grupos enteros de venezolanos, cuyos cuerpos se pierden en las profundidades de nuestro Mar Caribe, donde están naufragando los sueños y las vidas de los más pobres.

El caso de la joven madre Maroly Bastardo Gil, embarazada de ocho meses, quien, el pasado mes de agosto, salió de El Tigre y se embarcó, junto a sus dos hijos en el peñero "Ana María", junto a otras 31 personas, saliendo desde Güiria con destino a Trinidad, donde la esperaba su esposo Kennier Berra y a donde nunca llegaron, presumiendo su naufragio en el estrecho "Boca de Dragón" entre ambas líneas costeras. Quien fuera el piloto de la embarcación fue rescatado del........

© Aporrea