We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Fronteras

3 1 0
17.09.2019
ALERTA NARANJA

Con motivo del proyecto de reforma constitucional de 2007 me comentó
alguna vez Chávez que había regiones del territorio donde la presencia
del Estado era casi inexistente.

Si en algún sitio debe estar presente el Estado es en la frontera,
comienzo y fin de su ámbito. En dos siglos de vida republicana esa
imperdonable ausencia ha costado a Venezuela cerca de un tercio de su
extensión.

Una frontera sólo es tal si marca eficazmente el límite que no debemos
trasponer y el que otros no deben traspasar.

En la Guerra de Cuarta Generación no hay fronteras, o más bien,
existen demasiadas, que se superponen, entrelazan, interpenetran.
En las primeras dos semanas de septiembre el presidente Nicolás Maduro
emite un Alerta Naranja y encomienda al Consejo de Defensa de la
Nación la conducción colectiva cívico militar, ya que: “Tenemos las
pruebas de cómo desde Colombia se conspira para atacar a los Poderes
Públicos y sedes militares en el país”.

Me marcho a dar conferencias en el Delta Macuro y en Táchira, no para
enseñar, sino para aprender con las preguntas e intervenciones que
atraviesan la frontera que separa del público.

Es erróneo considerar la frontera sólo como línea imaginaria que
delimita territorio. Existen fronteras sociales, económicas,
políticas, estratégicas, diplomáticas, culturales, que a fin de
cuentas terminan delineando las geográficas.

FRONTERA SOCIAL

Hay una frontera demográfica, que a su vez se convierte en social. Su
línea limítrofe es la integración a nuestro país. La Nación comienza
con la nacionalidad, que impone deberes de lealtad exclusivos y
excluyentes. No se puede servir a dos patronos, ni tampoco a dos
naciones cuyos intereses pueden ser antagónicos y opuestos. El régimen
constitucional de doble nacionalidad crea una frontera invisible entre
leales sólo a Venezuela y leales a dos o más países. Esa divisoria
parte por el medio todas las instituciones, incluso las del Estado y
las de la Defensa. ¿Cómo garantizar la lealtad a Venezuela de quienes
se la deben a otro país? Según el Presidente, alojamos 5.600.000
inmigrados de Colombia. A todos se les ha otorgado sin discriminación
educación, asistencia médica e incluso vivienda gratuita. La inversión
social de Venezuela asciende al 74% de su gasto público: algo más de
la quinta parte de esa magnitud ha sido destinada a resolver
problemas sociales con los cuales no pudieron los países limítrofes.
Por nuestras fronteras al contrario parten ciudadanos en plena
capacidad productiva, en muchos casos con educación de tercer y........

© Aporrea