We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Cuando nuevamente la Covid 19 toca las puertas de tu casa

4 0 0
01.10.2021

A 565 días de enfrentar una dura contingencia en Venezuela producto de la pandemia global de la Covid 19, en su semana 81 y siendo el día viernes 01 de octubre de 2021, hoy nuevamente quiero escribir desde la razón tremendamente amorosa y muy humana, que fue lo que en realidad me movió a tratar de sacar esta columna.

Sin duda muchos se sorprenderán que luego de una ausencia de casi una semana sin escribir, trataría el tema de la implementación del Bolívar Digital, o de las denuncias del presidente Maduro sobre la nueva infiltración mercenaria desde Colombia de cara a un nuevo baño de sangre en nuestro país o de recordar los 7 años del vil asesinato del diputado Robert Serra y de María Herrera. De esos temas podría referirme más adelante, si la agenda así lo permite.

Pero hoy quiero mostrar ese lado humano y sensible, porque como lo dijo el propio Chávez citando a algún actor por ahí: "Nada humano me es indiferente".

Recuerdo que hace un año, en medio de esta terrible pandemia que azota al mundo, en fecha 5 de septiembre de 2020, en la edición número 80 de esta columna, manifesté que estos Diarios de Cuarentena pretendían relatar desde mi perspectiva humana parte de las vivencias de esta cuarentena. Indudablemente esto sin renunciar a mis labores de analista político con P mayúscula, y que debo reconocer, en la mayoría de los casos se ha impuesto a esa humanidad que aquí planteo.

No obstante, ha habido momentos en que esa humanidad, más allá de cierta frialdad que podría caracterizarme, ha aflorado en toda su dimensión.

Pese a que ya tenemos un poco más de año y medio atravesando este difícil camino, y con una experiencia lidiando con este terrible mal, uno nunca está 100% preparado para lidiar con este virus. Como muchos y muchas de ustedes, seguramente deben tener algún familiar, amigo o conocido que habrá tenido Covid 19, y hasta algunos fallecidos por esa terrible enfermedad.

Recuerdo cuando el 28 de abril de este año, dirigiéndome de Caracas hacia Puerto Ordaz, el conductor de la empresa que nos prestó ese traslado nos reveló a los pasajeros que íbamos que él es uno de los sobrevivientes de Covid 19 y nos relató esta experiencia. Fue un relato muy aleccionador que no olvidaré jamás.

Y ese conductor es una persona muy agradable y que en ese momento me dio una gran lección de vida.

Él supo afrontar su convalecencia con mucha fortaleza, pese a los problemas respiratorios que tuvo, pero si nos decía que, en caso de salir contagiado, no perder la fe, el optimismo, y estar siempre en la medida de lo posible de buen ánimo.

También recuerdo que nos dijo que la Covid 19 es una rifa que cualquiera podría ganarse aunque no lo quiera. Por ello hay que prepararse para ello. Entiendo el contexto y el sentido que esta persona quiso darle a esta expresión, que no es la misma de aquellos que señalan como una manera de relajar las necesarias normas de bioseguridad: "A todos y a todas en algún momento nos dará Covid 19".

No digo que posiblemente a algunos y algunas podríamos resultar contagiados o contagiadas, pero si todos hacemos un esfuerzo, creo que podemos evitar que este terrible mal siga haciendo daño. El problema con el coronavirus 19 es lo impredecible que puede comportarse de un organismo a otro, y de ahí las mutaciones que ha tenido y el por qué algunos lo han superado y otros no.

Pero cuando hice mención a la edición 80 del Diario de Cuarentena, es porque en aquella oportunidad me tocó referirme al lamentable fallecimiento de una tía a quien quise mucho, víctima de esa terrible enfermedad y justamente cuando la atacó, ella tenía unas condiciones de comorbilidad que, como era previsible complejizarían su cuadro clínico, como en efecto ocurrió.

........

© Aporrea


Get it on Google Play