We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Miren esta espantosa red que destrozó América del Sur, y tan poco conocida … Cojan dato!

3 0 0
27.07.2019

Un tonto, por ejemplo, que ame los productos marca nike o adidas, tiene por fuerza que acabar odiando a Bolívar, y desear en cualquier momento "asilarse" en Miami, o coger como loco por las trochas horribles, anegadas por paramilitares colombianos…

Veo lo que dice la periodista colombiana Vanessa Vallejo, quien por ser horriblemente ignorante de la historia de su propio país, mediocridad pasmosa al nivel de su presidente Iván Duque (quien dijo que la Nueva Granada la independizó los padres fundadores de Estados Unidos), se ha desfogado llamando a tirano a su Libertador Simón Bolívar, entre otras lindezas…

Pero esta es una moda que se ha ido expandiendo a la velocidad de la luz y que ha alcanzado niveles de macorronismo delirante con motivo de la celebración de los 236 años del nacimiento del Libertador. Un joven profesional universitario (graduado con honores en la ULA) envía por Whatssap una foto de Libertador junto con un mensaje en el que reza que Bolívar fue de los hombres más asesinos entre los asesinos…

Ya es común, pues, que los opositores a la revolución bolivariana estén identificando plenamente a Bolívar con Chávez, y eso en el mundo es un gran logro, lo que pasa es que esta gente que ahora no quiere que Simón Bolívar los haya liberado, tendrán que construirse otra narrativa y cambiarse también la sangre, sus raíces, la historia y también el sistema cerebro espinal. ¡Qué tal!

Y aunque esto es profundamente cierto, lo de la identidad perfecta entre Chávez y Bolívar, lo más lamentable es que este odio ahora desatado contra el Libertador esté sustentado tanto en Venezuela como fuera de nuestro país, producto de una profunda ignorancia, y también por la imposición de las ideas dominantes (que son, claro, las de la clase dominante). Y lo repito: un tonto, por ejemplo, que ame los productos marca nike o adidas, tiene por fuerza que acabar odiando a Bolívar, y desear "asilarse" en Miami…

El antiimperialismo de Bolívar es irrefutable, y el odio que le profesaba a los norteamericanos como Monroe, también es irrebatible. En 1829, a la famosa Nicolasa Ibáñez (casada pero quien se había hecho barragana amante de Francisco de Paula Santander) le dio por hacerse defensora de los derechos del hombre y se unió fervorosamente a una conspiración promovida por el gobierno de Estados Unidos, para derrocar al "déspota y usurpador Simón Bolívar". Hicieron circular unos panfletos en la capital y en otras provincias como Tunja y El Socorro. Se formó una especie de frente nacional contra el "tirano" y las reuniones se hacían en casa de doña Nicolasa, donde asistían diplomáticos extranjeros entre quienes se encontraba el general norteamericano William Harrison y Marcelo Tenorio (agente de José María Córdova en Bogotá). El general Urdaneta, fastidiado de lo que él llamaba "negocios de cabrones de la república liberal", pidió la inmediata expulsión de las Ibáñez (eran dos sobre todo dos: Nicolasa y Bernardina) del país. El señor José María Castillo y Rada en carta del 14 de octubre de 1829, escribe al Libertador:

El norteamericano general William Harrison era idéntico al actual renacuajo embajador de EE UU en Colombia, William Brownfield. Harrison era conocido por haber expulsado a los indios en su pais y haber repartido las tierras de éstos entre "los pobres y heroicos conquistadores del far west". Había sido Gobernador de su Estado natal y, al mismo tiempo, se le designó Inspector de los Asuntos Indios. De los "Asuntos", porque ya los indios habían desaparecido. Posteriormente, fue ministro de los Estados Unidos en Colombia y, como veremos, se vinculó muy estrechamente a los que conspiraban contra Bolívar.

Por sus intrigas en Colombia contra Simón Bolívar, William Harrison fue premiado por la casta de delincuentes que ya ocupaban la Casa Blanca, y llegó a ser elevado a la Primera Magistratura de su criminal Nación. Luego de prestar juramento a su cargo, marchó a caballo, con la cabeza descubierta, desde el Congreso hasta la........

© Aporrea