We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Insólitas revelaciones! sobre lo que realmente ocurrió en Boyacá (con Santander escondido en el Puente…)

5 1 0
26.07.2019

En el parte del general Carlos Soublette sobre la batalla de Boyacá, el general Francisco de Paula Santander sale excesivamente favorecido, siendo que no peleó en dicha batalla. Había en aquel momento, la extrema necesidad de encontrar una figura que amalgamase la unidad nacional para poder políticamente darle estabilidad al extenso territorio de la Nueva Granada y Venezuela: la primera gran figura de la guerra y de la política era el venezolano Simón Bolívar; la segunda, debía por fuerza ser un "denodado combatiente granadino", y se hacía imprescindible construirlo, porque el prócer Antonio Nariño estaba muy viejo. Le tocó a Bolívar elevar a Santander a un sitial que no merecía, y fíjense que a él sólo le cupo el título de HOMBRE DE LAS LEYES, porque ni a General en Jefe pudo llegar. Más tarde con triquiñuelas quiso el propio Santander elevarse al rango de General en Jefe mediante un Decreto emitido por el Congreso, pero a la final desistió porque a ojos vista habría sido muy vergonzoso. Él decía que tenía que ser GENERAL JEFE porque no podía estar por debajo de hombres que no estaban en condiciones de mandarlo como por ejemplo los venezolanos José Antonio Páez, Carlos Soublette, Antonio José de Sucre, Antonio Anzóategui, Rafael Urdaneta, Juan Bautista Arismendi, Francisco Bermúdez, Santiago Mariño, todos venezolanos y los únicos GENERALES EN JEFE de la guerra de independencia de norte de América del Sur…

En el parte, e incluso con el beneplácito del General Antonio Anzoátegui quien definió con su carácter y valentía aquella gesta, se hace aparecer a Santander como una de las estrellas más refulgentes de aquella Batalla.

Se han dado en decir numerosos escritores neogranadinos, que fue Santander quien decidió la lucha y quien marcó el camino de la victoria. "¿Miseria todas de la vanidad, hija en mucha parte de la destreza con que aquel hombre singular (Bolívar) hacía obrar a sus agentes persuadiéndoles que ejecutaban sus propias ideas cuando sólo se movían por las que él les inspiraba?".

Pero el Libertador, yendo y viniendo a caballo, animando, "felicitando a los que bajaban –por el infernal páramo-... Puede decirse que él pasó cuatro veces por el páramo, pues iba a la vanguardia y volvía, feliz el hombre como si estuviese en la gloria".

Ya Bolívar, desde su refugio en Jamaica, había previsto el rumbo de aquella marcha; pero, en realidad a Santander se le fue el mundo a los pies cuando tuvo frente a así a las fuerzas del general realista José María Barreiro. Lo mismo que le sucedió a José María Obando, el "Jackson Granadino" (el asesino de Sucre), quien se enfermó a la hora de tener que dar la cara en la Batalla de Bomboná. Lo cierto fue que el Libertador va delante y alcanza a ver que Santander se apea del caballo. Sin duda está herido. ¿Qué pasa? Nada, una bala perdida le ha causado una contusión. Esto sucedió el 11 de julio, no puede seguir el hombre en la pelea. Queda fuera del combate. Pero los llaneros le tenían el ojo puesto sobre él porque ya habían advertido que Santander no estaba en condiciones de ser hombre de mando para luchas como estas.

Y hubo risas. La diversión entre llaneros era coger palco para ver como el futuro vicepresidente de Colombia, se defendía en los trances difíciles, y lo estaban viendo que cogía por debajo del puente de Boyacá en momentos en que la lucha alcanzaba su punto más crítico. El mulato y oficial Leonardo Infante va, lo sujeta por la solapa le dice: "Venga usted general, a ganarse como nosotros las charreteras".

Un punto de referencia que suelen utilizar historiadores granadinos para tratar la Batalla de Boyacá son los documentos de Santander: "Apuntamientos para las Memorias sobre Colombia y la Nueva Granada". Ya sabemos que las memorias de los políticos están llenas de mentiras, y que para eso se hacen: para que el interesado hurgue en los puntos más escabrosos de su existencia y quite los lunares que puedan afear sus acciones públicas y privadas. En una palabra: "salvarse" para la........

© Aporrea