We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

¡Gran descubrimiento histórico!: el día en que Bolívar miró con horror su propia sangre

1 0 0
12.08.2019

¿POR QUÉ Simón Bolívar llegaría a decir: "Si alguna vez vimos grande a España fue porque lo hicimos de rodillas"? Y aclaro yo: España sigue siendo tan horriblemente traicionera, tan miserable, débil y cobarde política y moralmente, como aquel año de 1799 en que la conoció Bolívar: la misma prostituta frivolidad de sus reyes, con sus ejércitos que siguen siendo diócesis en marcha y procesiones, con sus políticos petimetres y currutacos (Aznar, Felipe González, Rajoy, Pedro Sánchez…), con sus majos y majas chupa confites, silfos y ridículos.

Si lo dijo Bolívar: "A España la vimos de rodillas…", fue porque él alguna vez la llegó a ver grande. Yo he pensado durante muchos años sobre esta afirmación del Libertador, y sobre ella he estado tentado a escribir un ensayo, un trabajo de investigación histórica. Debo decirlo de entrada: Bolívar llegó a sentir un asco y un desprecio terrible hacia los españoles: no deseaba tener de esta tierra nada en sus lazos familiares, en sus orígenes, en sus venas y fueron sus experiencias de su primera visita a España en 1799, de donde extrajo las mayores razones, la suprema repugnancia hacia este país y su gente, y por lo que redactaría años después el famoso DECRETO DE GUERRA A MUERTE. Esto yo lo he explicado muchas veces en mis trabajos: Bolívar no quería que nosotros los americanos del sur (los colombianos en el sentido más amplio del término) nos pareciésemos en nada ni a los españoles ni a los regatones del Norte (los fulanos gringos). En este sentido, el escritor y poeta Ricardo Romero (conocedor de mis estudios sobre el Libertador) en varias ocasiones me ha propuesto que escriba un libro que lleve por título "BOLÍVAR, ESPAÑA Y NORTEAMERICA".

La gran revelación de lo que verdaderamente es España, la tuvo o lo sufrió Simón Bolívar, cuando a los dieciséis años de........

© Aporrea