We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

La palabra Pueblo es la primera desaparecida del lenguaje neoliberal

1 34 119
31.08.2021


El Pueblo como entidad existe desde antes de cualquier institución, desde los principios de la historia, una Comunidad que convive y adopta formas comunes y códigos de vida, que les permite una socialización y un destino común, es los que lo hace Pueblo. En eso se basan los Códigos conocidos desde hace 2200 AC, aunque la cultura occidental los muestra desde las “polis”, sólo 400 AC, que es desde donde pretende comenzar en la historia el concepto democrático.

El Código Hammurabi del rey de Babilonia es del 1760 AC y el del rey de la ciudad de Ur, Ur-Nammu es del 2200 AC de la antigua Mesopotamia, o las leyes y códigos de las 33 Dinastías Egipcias hace 5000 años y ya establecían leyes que hacían del conjunto de los pueblos que la habitaban, incluyendo sus categorías institucionales, desde la Justicia hasta la previsión social y los tributos hoy llamados impuestos, las obligaciones y los derechos, entre los cuales se consideraba al seguridad social primitiva de asistir a las viudas de los guerreros caídos y ayudar con la cosecha y animales hasta que los hijos pudieran hacerse cargo de la familia. Eso expresaba solidaridad social activa de un Pueblo hacia sus miembros.

A lo largo de la historia de nuestra región, los pueblos indígenas tenían sus propios códigos, también eran guerreros y sabios, como lo demuestran sus conocimientos, hoy llamados ancestrales, desde los rindes de la tierra en las cosechas por terrazas, hasta las propiedades medicinales de las plantas. Todos los conocimientos de esos pueblos, quisieron ser enterrados por la colonización y el sometimiento, aunque pervivieron en la historia por la transmisión oral familiar y social. Eso se llama Identidad y Memoria, que consolidan una pertenencia, un “estar situado” al decir de Rodolfo Kush.

Ningún pueblo deja avasallar su historia, aunque su Patria esté dominada por el colonialismo, en los pliegues del mismo se recrea, como en la intimidad de los hogares, se siguen desarrollando costumbres y hábitos que conservan esa memoria colectiva, aún bajo el sometimiento colonial o la pérdida de la soberanía nacional. El patriotismo es parte del ser nacional siempre, aún en los momentos más oscuros de la historia de los Pueblos.

Nuestros compatriotas provincianos, que somos todos los argentinos, que nos asumimos en nuestra condición, excepto los autodenominados porteños, que concluyen su cultura desde un lugar “no situado”, porque no perciben que la Ciudad no deja de ser provincia de Buenos Aires, aunque ajena al resto, porque se constituye a sí misma como cultura dominante, por la irradiación multi-mediática, multiplicada en el país como conciencia colectiva, desde una cultura selectiva y una información sesgada.

........

© Aporrea


Get it on Google Play