We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

El coloniaje es el objetivo a derrotar para construir patria

1 0 0
26.08.2021

Cada vez que enarbolo la palabra coloniaje, es tildada de antigua o perimida, dado que la imagen remite a las viejas formas del colonialismo, desde quienes dijeron "¡tierra!", en los siglos XVlll, XlX y XX, pero que sigue vigente, tanto en sus viejos formatos como los novedosos, que controlan la cultura, la economía, las instituciones y los resortes básicos de la soberanía de nuestro país. Al ser mecanismos sutiles de dominación cultural, se van naturalizando de generación en generación, terminando por constituir formas habituales de relaciones sociales e institucionales.

Los esclavos extraídos a sangre, fuego y dolor del África no sólo fueron sometidos, sino que borraron sus memorias originarias, que se fueron debilitando en el transcurrir del tiempo, aunque por raza y pertenencia, siguieron conservando sus lazos solidarios constituidos en el dolor compartido y la discriminación racista, que sumada a la explotación, constituyeron ejes de su nuevas ubicaciones sociales, desplegando luchas por sus derechos actuales, antes que por la recuperación de memorias perdidas.

No fue lo mismo en los pueblos indígenas americanos, que al no ser trasplantados, conservaron ejes constitutivos de sus memorias antiguas, ligados a la Pachamama, la Madre Tierra matriz indispensable de alimentos y vida, ligados a la transmisión oral familiar y social, que les permitió incluso adoptar y transformar ejes culturales coloniales, a sus propias vivencias colectivas, como la religión, que hicieron propia con sus íconos y mártires. Pero las generaciones jóvenes fueron integrándose a esa cultura colonial, sin abandonar su raíz identitaria, sin esa pérdida enorme de memoria, que significa el vacío mismo de generaciones sin lazos históricos.

Los inmigrantes por lo contrario, no sólo trajeron su identidad y su memoria, sino que fueron capaces de incorporar la misma, no ya como expresión cultural y política de dominación, al conjunto de los pueblos criollos, sino como ensamble sutil y sincrético de una nueva identidad. Se fue forjando un nuevo eje transcultural que atravesó a todas las capas sociales y sintetizó las fusión de culturas, en una nueva conciencia nacional en construcción, pariendo una identidad americana, mestiza, morena, criolla, profunda que construye pensamiento, desde otro lugar, que no es ninguno de los preexistentes.

Esos mecanismos de soberanía política e independencia, son........

© Aporrea


Get it on Google Play