We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Está en proceso la gran era del levantamiento y victoria de los pueblos oprimidos:

3 0 2
09.06.2020

Nueva entrevista al reconocido sociólogo peruano, Enrique Muñoz Gamarra, sobre los últimos hechos que sacuden el planeta. Rosendo Felipe Vivanco Cuzcano, sociólogo peruano, es el que hace la siguiente entrevista desde Lima, Perú:

1.- Rosendo Felipe Vivanco Cuzcano: Estimado Enrique, otra vez en la entrevista, realmente una alegría. Sus apreciaciones referidas a las perspectivas de la lucha de los pueblos que ha estado escribiendo en sus últimos artículos son sorprendentes y francamente son primicias mundiales. Pero, sin pérdida de tiempo vayamos de frente a las preguntas. En primer lugar: ¿Cómo resume la nueva coyuntura mundial después del ataque bacteriológico?:

Enrique Muñoz Gamarra: Ante todo quiero precisar que cualquier balance de la geopolítica mundial no puede efectuarse al margen de los cambios mundiales que han venido ocurriendo en el planeta, particularmente desde el año 2008. Ahora estos cambios se han vuelto muy visibles, sobre todo, en lo referido al resquebrajamiento de la hegemonía mundial estadounidense.

En estas condiciones, el sistema capitalista aproximadamente a partir de febrero-marzo de 2020 ha ingresado a una nueva gran crisis económica. Es una crisis aún más profunda que las anteriores (1929 y 2008). Así, estamos hablando de la gran depresión económica del 2020.

Recordemos que las contradicciones inter-burguesas estaban sumamente caldeadas. Unas y otras buscaban reasumir sus hegemonías y, otras, asumirlas plenamente: nos referimos a las burguesías estadounidenses y chinas, respectivamente.

El asunto para la vieja burguesía financiera estadounidense era frenar el avance económico de China. Pretendía crear un atajo a los adelantos de este país (China) en las nuevas tecnologías, sobre todo, el 5G que de hecho de imponerse lo desbordaría del control del espionaje de la población mundial y consecuentemente del control del mundo. Es decir, con esto se completaría de instalarse el poder mundial en Pekín.

El ataque bacteriológico ha sido histórico. Pretendía ser el primer escalón para el cumplimiento de una serie de planes estratégicos (que en orden sería, aniquilar la fuerza de trabajo, contener el avance chino y abrir las válvulas de la gran crisis económica que nuevamente estaba madurando en el sistema capitalista, a fin de lograr la apertura de un nuevo ciclo económico largo de avance del sistema capitalista), incluso soltándolo como un anzuelo hacia la Tercera Guerra Mundial. Lo tramo Estados Unidos contra China y Rusia. Entonces la provocación estadounidense traspasó todas las líneas rojas, una tremenda provocación, pero, de hecho, no tenía la intención de continuarla. Ni China ni Rusia podían haberle dado curso. Las tres saben que no pueden ir más allá. Porque más allá esta la bomba atómica, la guerra nuclear y, hacia allí, ni uno ni los otros pueden avanzar.

Consecuentemente con esto las provocaciones estadounidenses habían llegado hasta sus límites máximos.

El ataque bacteriológico cumplió su objetivo central posibilitándole la apertura de las válvulas de la gran crisis económica que estaba incubándose.

Tras el ataque, las tres burguesías buscaron la colusión. Inmediatamente estuvieron ante una ola de despidos masivos y quiebras monumentales de medianas y pequeñas empresas que favorecían a sus economías y sus monopolios. Aquello tuvo que ver con la sobre-producción de mercancías y la sobre-acumulación de capitales.

Sin embargo toda esta hemorragia económica no dio lugar a la apertura de un nuevo ciclo económico largo de avance y prosperidad tal como lo deseaban estas burguesías. No olvidemos que el sistema está en un ciclo económico largo de crisis desde el año 1973. Aquello, en realidad, es un impasse muy difícil de bordearlo.

Pero los más afectados han sido los pueblos. En el fondo el objetivo central de este plan maquiavélico eran los pueblos. Totalmente. La vieja burguesía financiera estadounidense al no poder entrar en guerra nuclear con China y Rusia a fin de destruir las fuerzas productivas y lograr con ello cerrar el largo ciclo económico de crisis iniciada en 1973 ha tramado el ataque a lo más importante de las fuerzas productivas que es la fuerza de trabajo, es decir, el proletariado, la gran masa trabajadora del mundo.

Tras el ataque bacteriológico las burguesías de China y Rusia incluso estando en desventaja por ser segundones del ataque, no pensaron más e inmediatamente se coludieron con la burguesía financiera estadounidense para dar rienda suelta contra la fuerza de trabajo. Como hemos dicho más arriba, pasaron a los despidos masivos y la quiebra de medianas y pequeñas empresas a fin de favorecer a sus monopolios.

Por supuesto sus monopolios informáticos (las prensas basuras) cumplieron su papel. Aquellos han impuesto desde un comienzo la zozobra y el miedo al estilo fascista, en realidad, chantajes, cuya misión era adormecerlos e inducirlos a la resignación. Todos los aparatos de manipulación de los Estados, han estado trabajando día y noche para aplastar la conciencia de los pueblos. En esto estaban involucradas, sin excepciones, las prensas del lado occidental y oriental del planeta.

El ataque bacteriológico ha sido un crimen contra la humanidad. Ha afectado al proletariado y en general a los pueblos oprimidos. Según algunas cuentas estadísticas hasta los primeros días del mes de junio de 2020 se han establecido 400.000 muertos y 6,9 millones de contagiados en el mundo. En realidad un genocidio, un crimen de lesa humanidad que en algún momento de la historia humana deberá ser sancionado como corresponde. Esto quiere decir que hay criminales que han orquestado esta situación, razón por la cual, deben pagar por sus fechorías. Tal vez sea necesario abrir un nuevo tribunal de Núremberg.

El ataque bacteriológico ha encontrado al proletariado en unas condiciones sumamente desventajosas. La llamada cuarentena, el encierro, lo ha desmovilizado. Pero, siempre han estado tratando de hacer lo mejor por la revolución.

Los títeres del imperialismo estadounidense en los países bajo su control, los países oprimidos, han recibido carta blanca a fin de que cumplan con sus planes de saqueo y control de estas regiones. Entonces aquellos Estados han actuado a la sazón de sus columnas vertebrales, es decir, sus ejércitos y sus aparatos policiacos en el cumplimiento de semejantes planes. Pero aquello deberá revertirse muy pronto.

En la actualidad las criminales burguesías siguen en sus maquinaciones apurando sus objetivos. Persisten en sus estratagemas de aniquilamiento. Son burguesías extremadamente crueles.

En estas condiciones el imperialismo estadounidense, ya en un marco fascista, está frotándose las manos para imponer a sus transnacionales en la implementación de la vacuna obligatoria anti covid-19. Está apresurado en imponer las vacunas obligatorias anti covid-19, quiere a toda costa adelantarse a China y Rusia. Bien se sabe que aquellas en el fondo van a constituirse en los instrumentos de un mayor control sobre la población mundial. Las criminales burguesías creen que los pueblos van hacerse fichar tranquilamente. Aquello está por verse. Es una lucha que está encendiéndose y que en los próximos meses deberá ir aclarándose.

2.- Rosendo Felipe Vivanco Cuzcano: ¿Ahora, tras estos hechos, es posible una nueva era capitalista tal como sostienen los apologistas del imperialismo estadounidense?:

Enrique Muñoz Gamarra: Claro está que este asunto tiene que ver con las desesperaciones y ofensivas del decadente imperialismo estadounidense en el nivel ideológico.

Cierto, en los ochenta del siglo pasado cuando se estaba imponiendo la globalización anticomunista y el neoliberalismo, hubo una situación algo similar. Los laboratorios ideológicos de la burguesía estadounidense empezaron a imaginar una nueva vida, un post-capitalismo, una nueva ola (La Tercera Ola), una nueva Era, incluso, peroraron el fin de las ideologías. Al fin y al cabo todas aquellas eran solo ficciones. Fueron imaginaciones que iban en contra de lo real y objetivo que era la historia.

Últimamente (2008-2020) los imperialistas particularmente los estadounidenses continúan por aquella senda, es decir, continúan con sus imaginaciones pero ahora ya encarrillados en el fascismo.

Entonces aquellas desesperaciones avanzan por dos vertientes:

Primero, orientadas a sus apologistas y sirvientes abiertamente anticomunistas, instruyéndolos con una serie de teorías: Uno.- Las teorías escolásticas y medievales ligadas a la creación divina, en realidad teorías anti-históricas en las que se sustentan sus criminales sectas religiosas que abundan en el planeta. Dos.- Las teorías racistas, lo que ocurre actualmente en Estados Unidos. Tres.- La rancia teoría del género, que pretende homosexualizar a la humanidad empezando por los niños y con un claro ataque a la familia. Cuatro.- Las teorías fascistas, buscando similitudes del marxismo con el fascismo, una aberración ideológica solo para los ignorantes.

Y segundo, dirigido a sus corrientes seudo-izquierdistas incluso disfrazándolos de marxistas e instruyéndolos con las tesis fantasmagóricas del post-capitalismo, el post-modernismo, pragmatismo, racionalismo, estructuralismo, tercerismos, cepalismo, desarrollo y subdesarrollo, etc.

Ya sabemos que estas corrientes seudo-izquierdistas, en realidad traficantes del marxismo, son sirvientes de la burguesía. Esto en la actual coyuntura, quiere decir, sirvientes del fascismo estadounidense.

¿Cómo los reconocemos? No olvidemos que estos en primer lugar desconocen a los grandes maestros del proletariado. Se creen los superadores, sobre todo, de Marx. Andan como supremos sabios, se creen los sumos pontífices, cuando no son nada. Dicen: "En esto se equivocó Marx. En esto también. Esto no lo trato, Esto lo trato tangencialmente". Cosas así.

Así aquellas son organizaciones que se acomodan con extremada facilidad al status quo vigente y, a partir de ahí, devienen claramente en organizaciones criminales que frenan el avance del proletariado y lastres pesados al avance del movimiento comunista internacional.

De acuerdo al materialismo histórico-dialectico son expectoraciones o excrecencias de las culturas que a lo largo de la historia se han desarrollado. En realidad los imperialistas estadounidenses están en decadencia espiritual. Aquello como reflejo de lo que ocurre en la estructura económica (la base material), es decir, la quiebra de su economía. Han ingresado en el fascismo y con ella a encubrirse con toda la basura ideológica expectorada por la historia.

Las fantasmagóricas teorías de las seudo-izquierdas son expectoraciones o excrecencias de la revolución rusa, china, albanesa, etc. En el curso de estas revoluciones todas estas teorías fueron aplastadas, de lo contrario ahora no estaríamos hablando de revolución rusa, china, etc., pues, en esencia aquellas corrientes son anticomunistas y abiertamente reaccionarias.

Sin embargo, de acuerdo al análisis marxista se sabe que la humanidad ha ingresado últimamente a la gran Era del alzamiento y victoria de los pueblos oprimidos. Aquella abstracción científica esta resumida en la magistral tesis que sostiene la entrada reciente de la humanidad a una coyuntura de definiciones históricas, cuya esencia es el ascenso de las luchas del proletariado por el socialismo y el comunismo.

Por supuesto tiene un sustento material. Se produce cuando el sistema capitalista está completamente agotado y en una situación de entrampamiento histórico, es decir, cuando el desarrollo de la segunda y última fase del sistema capitalista ha llegado a su límite de desarrollo, llevándolo a un claro proceso de evolucionismo económico.

Aquello ha tenido un itinerario. En esto siempre hay que remarcar la monstruosa sobreproducción de mercancías que lo obliga a un sobredimensionamiento del sistema financiero, sobrecargado de capitales ficticios que conduce a las burguesías financieras a una situación de extrema degradación y fuerte choque con el sistema productivo. Es la tendencia a la primacía de las actividades financieras en detrimento de la producción, es decir, de la economía real, en cuya esencia está, vuelvo a recalcar, el origen de este estado anémico de la acumulación y reproducción capitalista. En realidad, una tendencia histórica del modo de producción capitalista como consecuencia de la tendencia decreciente de las tasas de ganancia. Esto en la etapa de los monopolios está absolutamente acentuado.

Entonces el sistema como consecuencia del anémico proceso de acumulación y reproducción, el ahondamiento de la tendencia decreciente de las tasas de ganancia capitalista y su desfase en la continuidad del proceso del ciclo económico largo, ahora se siente absolutamente en una verdadera situación de entrampamiento histórico que lo agobia y lo incapacita al avance. Las caducas burguesías financieras magullan entre dientes a lo más fácil orientándose con vehemencia al control de zonas estratégicas, sobre todo, de aquellas donde hay riquezas energéticas, es decir, petróleo y gas. Y consecuentemente no es una coincidencia el que las depredadoras burguesías estadounidense empezaran a orientarse con desesperación y vehemencia, con las manos ensangrentadas y en medio de una gran carrera armamentística hacia Oriente Medio donde precisamente está el reservorio más grande del petróleo y el gas del planeta.

Esto demuestra que la fuerza de las nuevas innovaciones tecnológicas que están en proceso tanto en los países capitalistas de occidente (Estados Unidos) como en los países capitalista de Asia, sobre todo, en China, no tienen la fuerza debida para que el ciclo económico largo de contracción iniciado en 1973 pueda cerrarse. Esto demuestra que los actuales avances tecnológicos se insertan más como un chato evolucionismo económico que desde ya conlleva las mismas características de opresión aplicadas por el poder imperialista estadounidense.

Además, como hemos señalado en otros artículos, es un ciclo económico terminal. Y más aún, cuando la acumulación capitalista sigue realizándose en torno a la propiedad privada sobre los medios de producción y unas injustas relaciones sociales de........

© Aporrea