We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Una guía para los últimos occidentales

2 2 0
21.07.2020

En la vida de cada uno llegan momentos en que ya no pueden matizarse las cosas. Sea respecto un trabajo, el futuro de una relación o el compromiso de cara a cualquier causa, dichos instantes nos exigen asumir posturas claras. Cuando se está ante la encrucijada, visualizando los caminos divergentes, no queda más que decidir sabiendo que las consecuencias se posarán sobre nuestros hombros.

Ahí es en donde se encuentra Occidente. Hoy por hoy es obvio que, a nivel de espíritu, nuestro hemisferio se debateentre la disolución y la reafirmación.Así las cosas, estamos en una suerte de dilema entre ser los últimos occidentales, aquellos testigos de nuestra autodestrucción cultural y social, o ser los reivindicadores de nuestra herencia milenaria.

La razón por la cual nos encontramos entre senderos tan antagónicos se debe a que hay un gran mal que ha logrado colarse en nosotros. Este mal es rastrero e insidioso, se disfraza de buenas intenciones y enarbola las mejores causas de la humanidad, mientras que al final resulta ser un destructor de naciones.

Detrás de su máscara de altruismo y abnegación, no hay nada más que odio y un apetito sinfín por el control. Su resentimiento no conoce límites, por lo cual nada le es sagrado. Sus mensajes, esos pequeños susurros al oído después de los discursos altisonantes de hermandad universal, son: nuestra historia ha sido un error, nuestros ideales son mentiras, nuestra sociedad ha sido un fracaso y nuestros sistemas políticos deben ser desmantelados.

Ahora bien, al referido mal se le ha dado una variedad de etiquetas; relativismo moral, globalismo, socialismo, progresismo, postmodernismo, posestructuralismo, etcétera. Son tantos los nombres que la persona promedio tendría difícil saber de qué va exactamente la amenaza. Por ello, hay que llegar al fondo y describir en palabras llanas al mal que nos aqueja. Hay que, en definitiva, atrevernos a decir cuándo es que el emperador está desnudo.

Antes de proceder con la descripción, hay que saber que el mal en estudio, más allá de cualquier denominación, es una lógica, una forma de razonar cuya........

© Analítica


Get it on Google Play