We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Collage vigésimo tercero sobre Rómulo Betancourt

2 0 0
29.07.2020

(La Revolución de Octubre: más información sobre la obra político-administrativa. –IV-)

En los tres Collages anteriores, ya se ha adelantado bastante sobre la gestión político-administrativa cumplida durante el trienio democrático, que comprende la labor de la Junta Revolucionaria de Gobierno, presidida por Rómulo Betancourt, y la del Gobierno Constitucional, presidido por Rómulo Gallegos. En el Mensaje, ya comentado, que presentó el 20 de enero de 1947 a la Asamblea Nacional Constituyente, Rómulo Betancourt rindió la cuenta correspondiente a la gestión de los quince meses anteriores, que estaba exhaustivamente expuesta en las Memorias y Cuentas de los diversos Ministerios.

El 12 de febrero de 1948, Betancourt presentó al Congreso Nacional, electo el 14 de diciembre del año anterior, el Mensaje de final de su mandato, y explicó que sólo haría un balance general de la labor cumplida, ya que por la circunstancia de no coincidir ese final de su mandato con la fecha fijada por la Constitución Nacional para la presentación de las Memorias y Cuentas de los Despachos Ejecutivos correspondientes al ejercicio fiscal en curso (en Collage anterior se hizo referencia a esa circunstancia), será el Presidente Constitucional electo y quienes con él compartan las responsabilidades gubernamentales al frente de los varios Ministerios, los que, en su momento, harán el balance de la gestión administrativa pendiente.

Hecha la precisión anterior, se refirió al cumplimiento de los tres enunciados principales de la actividad administrativa que se había trazado el gobierno: incremento y diversificacion de una economía propia, desplazamiento del centro de gravitación del interés del Estado desde las cosas hacia las gentes, y la defensa de la riqueza-hombre del país.

En relación a la diversificación económica, se crearon el Consejo de Economía Nacional y la Corporación Venezolana de Fomento (CVF), siendo esta última “logro el más positivo en la política económica del actual Gobierno y el organismo mejor capacitado para darle contenido de realidad a la apasionante y justísima consigna de sembrar el petróleo” (1) Ya antes, en el Mensaje presentado a la Asamblea Nacional Constituyente el 20 de enero de 1947, había expresado: “El Gobierno Revolucionario, en un solo año de existencia, duplicó las cuotas de dinero fiscal destinables a vitalizar la agricultura, la cría y la industria. Así hemos entendido la siembra del petróleo y la realización de una política proyectada hacia el futuro, ambiciosamente” (2). Y el 19 de noviembre de 1947, en las palabras que pronunció en el agasajo ofrecido por la Junta Revolucionaria de Gobierno a los delegados que asistieron al II Congreso de Trabajadores de Venezuela, refiriéndose al tema, había expresado : “…el petróleo es una riqueza transitoria y perecedera. Necesitamos sembrarla, como tantas veces se ha dicho, a fin de que podamos auto-abastecernos en artículos esenciales y que cuando llegue el momento en que desaparezca de nuestro subsuelo esa riqueza o que sea sustituida por un producto sintético, las generaciones futuras, la de nuestros hijos y la de nuestros nietos, no encuentren una Nación devastada, desde el punto de vista económico, sino una Nación plena de pujanza, de vitalidad, de fuerza creadora” (3). Igualmente -volviendo al Mensaje del 12 de febrero de 1948 ante el Congreso Nacional- señaló otros aspectos de la acción gubernativa vinculados a la política de fomento de la producción, como el impulso a las obras de irrigación (para modificar la situación de que sólo se disponía de cien mil hectáreas con riego permanente, siendo tierras de secano el resto del área laborable); en materia de electrificación, se pasó, en dos años, de 319 poblaciones con plantas eléctricas a 616; respecto a vialidad, se puso en ejecución un plan que comprende la iniciación en marcha de una red de grandes puertos marítimos, el dragado de las Bocas del Orinoco, la canalización de la Barra de Maracaibo, pavimentación de vías terrestres, la creación del Instituto de los Ferrocarriles Nacionales, construcción de nuevos aeropuertos; en servicios públicos de transporte, se implementaron programas de ampliación de líneas y unidades de la Línea Aeropostal Venezolana y de la Compañía Venezolana de Navegación, se creó la Flota Mercante Grancolombiana.

En cuanto a la política de incremento, defensa y valorización de la riqueza humana del país, se lee en ese Mensaje del 12 de febrero de 1948 que Betancourt dirigió al Congreso Nacional: “En materia migratoria, habrá de reconocerse en el mañana cómo fuimos los primeros gobernantes de este país con decisión suficiente para abrirle las puertas de Venezuela, y procurar su arraigo en ella, a densas masas humanas, venidas de ultramar. De 1939 a 1944 ingresaron apenas tres mil quinientos inmigrantes, de 1945 a 1947, han llegado a Venezuela dieciséis mil inmigrantres, mediante directa gestión oficial, y veinticinco mil extranjeros más llegados al país por espontánea decisión…misiones especiales del Instituto de Inmigración y Colonización seleccionan en Europa,........

© Analítica


Get it on Google Play