We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Collage vigésimo quinto sobre Rómulo Betancourt

3 2 0
13.08.2020

(Llegó la dictadura: La Resistencia, el Exilio -I-)

Consumado el 24 de noviembre de 1948 el derrocamiento del Gobierno Constitucional de Rómulo Gallegos, desde la Resistencia interna y desde el Exilio se va a protagonizar la lucha contra la dictadura que se iniciaba. “…Cuando ya nadie podía acariciar la esperanza de que yo fuese juguete en manos voluntariosas, se produjo, una vez más, el atentado de la fuerza contra el derecho”, escribió el autor de ‘Doña Bárbara’ en el Mensaje que dirigió a los venezolanos, poco antes de salir expulsado del país, el 5 de diciembre, por la Junta Militar de Gobierno recién instaurada, que, al no poder destruir las grandes realizaciones políticas, económicas y sociales del trienio democrático, le “sería imposible remontar el río de la historia”, como lo sentenciara Ramón J. Velásquez. La Junta Militar ni siquiera se atrevía a negar la legitimidad del gobierno que había derrocado: “…La razón del movimiento de noviembre no está propiamente en una negación de carácter jurídico o político del gobierno que nos precedió. El hecho es que, el anterior régimen de partido, desbordando al Jefe de Estado se reveló contrario a los supremos intereses del país, a las bases fundamentales de la vida nacional y al destino de la República” (1).

A los pocos días del asalto al poder, el 7 de diciembre, la Junta, en Consejo de Ministros, dictó un decreto, cuyo artículo 1° disponía que “se disuelve en toda la República el Partido Acción Democrática, se clausuran sus locales y se suprimen sus órganos y sus medios de publicidad y propaganda”. Andrés Eloy Blanco, en el exilio en México, el 13 de septiembre de 1951, con motivo del X Aniversario de Acción Democrática, pronunció un discurso, en el que dijo: “Y es que no somos un partido creado por decreto; por eso no podemos disolvernos por decreto. No somos un grupo para hacer política, somos, simplemente, una conciencia; la conciencia de un pueblo. Se disuelve el partido Acción Democrática, es como decir, se disuelve la fe, se disuelve la conciencia… el ideal es como una enfermedad incurable, una divina enfermedad…la mística no sabe de decretos…recordad aquel médico humorista que decía que no se podía concebir un decreto que dijera ´se prohibe tener paludismo’…asimismo, es risible suponer que se diga ‘se disuelve Acción Democrática’, esto es, se prohibe querer a Venezuela con todo el corazón”. El poeta tenía razón, el partido ‘disuelto’ fue el que enfrentó, bordeando el heroismo, a los que quisieron desparecerlo, y, diez años más tarde, volver al poder........

© Analítica


Get it on Google Play