We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

La Ley 50

2 0 0
05.08.2019

Cuando se teme a alguien es porque a ese alguien le hemos concedido poder sobre nosotros.

Hermann Hesse

Dr. José Miguel López C. MD, Msc

Un autor, Robert Greene, escritor conocido por unos cuantos best sellers, se asoció con alguien particular, para hacer un producto literario con el título homónimo de este artículo. El más exitoso de sus libros es Las 49 Leyes del Poder, una referencia para política, organizaciones, vida diaria, estrategia militar, entre muchos otros desempeños humanos. En el ranking le sigue de cerca El Arte de la Seducción, donde el embeleso que puede ocasionar un título tan sugerente y que de manera automática levanta fantasías, contrasta con un contenido orientado a la negociación, a la conquista y al triunfo, lo cual no deja de ser placentero.El escrito en referencia se realiza en conjunto con un artista rapero, Curtis James Jackson III, mejor conocido como 50 cent, ganador del Grammy entre muchos premios, y empresario, que hace aportes de sus propias experiencias, un poco porque el estilo de Greene es el de insertar en sus relatos, personajes de la historia pasada y reciente, Malcolm X, Miles Davis, Sun Tzu, François de La Rochefoucauld, Maquiavelo, Richard Wright entre otros,rescatando desempeños singulares. La Ley 50, de una forma muy simple dice:nihil timendum est (nada es aterrador) y es precisamente la ausencia de miedo la que guía todo lo expuesto, tanto que se le ha llamado Filosofía Fearless. Sus principios son: En el principio uno es necesario observar las cosas tal como son y es necesario buscarse o hacerse un lugar en un mundo tan competitivo. La realidad, en su concepto más general, es dura y si ello se acepta y se le deja de temer, entonces no hay que mantener una existencia tratando de cambiar las cosas, tratando de hacerlas diferentes. Cuanto más se logre una adherencia a la realidad más se puede lograr transformarla en la medida de las intenciones y de los objetivos. Cuanta más dosis de realidad se tiene mayor es la cantidad de poder. Algunos tips: redescubrir la curiosidad, conocer todo el terreno, no quedarse en la superficie, profundizar, mirar hacia adelante, al futuro, fijarse en los actos de las personas no en las palabras. Generalmente o quizás casi exclusivamente, los principios que se imparten, son aplicados de manera individual, un conjunto de reglas para que individualmente se alcancen las metas, sin embargo, su aplicación social pudiese ser un ejercicio interesante. ¿Realmente una sociedad ve su realidad tal cual es?, pues en general no y tal vez en condiciones de mucha condescendencia se pudiese decir a veces. La sociedad, en países de primer mundo y en los destruidos, enmascara su realidad, primero porque cada uno de los individuos que la conforma lo hace usando una jerarquización de lo que es prioritario para cada uno, comer, buscar pareja, atender a las crías, recrearse, pero obviando lo que debería ser lo verdaderamente importante, el darse cuenta que están sometidos, sobreviviendo con migajas, manteniendo en el poder a quienes los atormentan. Cuando las sociedades, al igual que el niño del cuento, ven la realidad en la obvia desnudez del rey, sobrevienen los actos propios, revoluciones en algunos casos y adaptación al sometimiento en otras, por ello y de acuerdo al principio mencionado, la realidad no puede ser vista solo una vez, debe ser evaluada socialmente en sus dimensiones más crudas una y otra vez hasta que se convierta en una lección perfectamente aprendida y donde lo soportable no sea la regla sino el cambio. El poder es directamente proporcional a la dosis de realidad que se tiene.El principio dos hace referencia a ser independiente ya que hacer las cosas para otros, sobretodo trabajar traduce dominio de unos por otros quizás sea porque siempre en las relaciones de dependencia se genera una deuda que siempre se busca cobrar y que siempre, o casi siempre, se intenta pagar, llevando a control, a sumisión. La izquierda ha hecho un uso impropio de este concepto al proclamar de distintas formas aquello referente a que la burguesía se apodera de la fuerza laboral, del medio de producción, sin embargo, el principio........

© Analítica