Cuando se trata de la naturaleza humana, las novedades nunca son tan nuevas. Desde la antigüedad, los filósofos vienen planteándose la cuestión del poder. Si lo ejerce uno, un grupo o muchos y cuáles son las ventajas y los peligros de una de las tres modalidades. Herodoto y sus relaciones de causalidad, el historiador Polibio con sus ciclos, pero es en La Política de Aristóteles donde esa sabiduría se resume. Cuidado con la tiranía, la oligarquía o la demagogia que en las tres puede caer y cae el poder. Lo que hay que buscar no es un gobierno perfecto sino uno practicable. El mejor es el moderado, garantizado por los equilibrios.

En Aristóteles está la base de Locke y Montesquieu. Nunca es sobrante recordar a éste en El Espíritu de las Leyes, “Todo estaría perdido si el mismo hombre, o el mismo cuerpo de los principales, o de los nobles o del pueblo, ejerciese estos tres poderes: el de hacer las leyes, el de ejecutar las resoluciones públicas y el de juzgar los crímenes o las diferencias de los particulares”. Ya en 1748 tenía esa firme certeza: “Todo estaría perdido”.

En el siglo XIX, Acton, historiador de Cambridge y parlamentario dijo “El poder corrompe tiende a corromper” para completar “el poder absoluto corrompe absolutamente”. Su afirmación tiene sólida base experimental. Ha sido mil veces demostrado que si el poder se concentra, el poderoso siente que no tiene límites y es muy fácil que se deslice por la pendiente que lleva a la corrupción. Suavemente, imperceptible al principio y el que está arriba se deja llevar. La superstición de invulnerabilidad lubrica la codicia y abona el abuso. Lo hemos visto, lo vemos ¿O no?

No fue de un día para otro que la humanidad llegó a la conclusión de que lo práctico es el poder limitado, distribuido y separado. Las sociedades que toman conciencia de esa ventaja progresan más y viven mejor. No porque estén a salvo de abusos, desviaciones de poder o corruptelas, sino porque construyen un andamiaje institucional que las protege, porque las previene a tiempo o porque cuando se presentan, tiene herramientas para corregirlas eficazmente. Así lo establece nuestra Constitución. Lo que hay que hacer es cumplirla y nunca sentirnos conformes. El sentido común y también Transparencia Venezuela no se cansan de decirnos cómo.

La ventaja reside en la ley que es igual para todos, en la institucionalidad diseñada para que así sea y en la seguridad, en gobernantes y gobernados, de que así es.

QOSHE - La ventaja - Ramón Guillermo Aveledo
menu_open
Columnists Actual . Favourites . Archive
We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

La ventaja

2 1
05.04.2023

Cuando se trata de la naturaleza humana, las novedades nunca son tan nuevas. Desde la antigüedad, los filósofos vienen planteándose la cuestión del poder. Si lo ejerce uno, un grupo o muchos y cuáles son las ventajas y los peligros de una de las tres modalidades. Herodoto y sus relaciones de causalidad, el historiador Polibio con sus ciclos, pero es en La Política de Aristóteles donde esa sabiduría se resume. Cuidado con la tiranía, la oligarquía o la demagogia que en las tres puede caer y cae el poder. Lo que hay que buscar no es un gobierno perfecto sino uno practicable. El mejor es el moderado, garantizado por los........

© Últimas Noticias


Get it on Google Play