El fantasma de la polarización recorre Nuestra América y Venezuela. Se dice, por ejemplo, que en otras ocasiones de nuestra historia ha existido polarización y no obstante la sociedad ha llegado a consensos entre gentes de ambos polos.

Según el relato conservador, desde la Independencia y la polarización entre realistas y patriotas continuó la pugna entre bolivarianos y paecistas, liberales y conservadores, federalistas y centralistas, dictatoriales y democráticos, civiles y militares.

Según esa narrativa, la construcción del país se inicia después de la muerte de Bolívar en 1830, que esa concepción, liberal como es, le achaca la destrucción económica-social de la sociedad con una guerra destructiva del orden colonial.

La polarización se desvanece con el entendimiento de la sociedad. Como el Tratado de Coche que terminó la Guerra Federal y el Pacto de Punto Fijo. Es decir, el acuerdo de las élites y la llamada sociedad civil que se acuerdan y se reparten el poder y los recursos concediendo al pueblo pobre algunas de las reivindicaciones por las que ha luchado durante 530 años.

La democracia representativa, vista como cultura democrática alcanzada por la sociedad venezolana, es la panacea para una vida en paz, igualdad y libertad. Que permite una vida sin sobresaltos.

La historia, no obstante, no es así. Está llena de sobresaltos producidos por la polarización de fondo entre oprimidos y opresores. No entre facciones de la clase dominante. Los pobres participan en las peleas de las élites buscando sus propias reivindicaciones: una vida de verdadera igualdad, libertad y justicia.

Cuando ese pueblo se ve frustrado, traicionado por cualquiera de los programas de las élites, irrumpe contra las talanqueras de la estabilidad del sistema de injusticia.

Si los opresores han realizado sus pactos y han logrado con represión y coerción extraeconómica mantener períodos de paz, narcotizando al pueblo o aterrorizándolo. También es claro que el pueblo ha despertado y perdido el miedo en ocasiones históricas que han logrado poner en peligro el establecimiento. No como fuerzas naturales sino con conciencia, valores y rebelión para hacer valer su propio proyecto.

No tienen por qué ser vistas como derrotas sino como pequeñas victorias. Desde la resistencia indoafricana, las rebeliones populares del siglo XIX hasta el Caracazo y la resistencia ante el bloqueo y la guerra económica.

QOSHE - Polarización - Luis Felipe Pellicer
We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Polarización

5 7 2
17.08.2022

El fantasma de la polarización recorre Nuestra América y Venezuela. Se dice, por ejemplo, que en otras ocasiones de nuestra historia ha existido polarización y no obstante la sociedad ha llegado a consensos entre gentes de ambos polos.

Según el relato conservador, desde la Independencia y la polarización entre realistas y patriotas continuó la pugna entre bolivarianos y paecistas, liberales y conservadores, federalistas y centralistas, dictatoriales y democráticos, civiles y militares.

Según esa narrativa, la construcción del país se inicia después de la muerte de Bolívar en 1830, que esa........

© Últimas Noticias


Get it on Google Play