En un informe sobre anticipación de conflictos (guerras), la editora explica los tres enfoques que existen hasta ahora para prever e intervenir.

Hay una tendencia reciente que a partir de la Big Data y la IA reúne datos históricos, estadísticas, supuestos impulsores y aprendizaje automático para pronosticar tendencias de conflictos. Esta última tecnología es 80 % asertiva para determinar en un lapso determinado la continuidad o desbordamiento del conflicto, no para prever nuevos conflictos.

Otro enfoque de la teoría de las relaciones internacionales que contempla los factores regionales e internacionales y a partir del estudio de lo contemporáneo prever e influir en el futuro. Aplicando la teoría en retrospectiva, sobre conflictos del pasado, la predicción fue baja y, por tanto, no servía para formular políticas preventivas. Una perspectiva cercana, denominada cliodinámica, se basa en la existencia de regularidades históricas y, por tanto, en la posibilidad de predecirlas.

Para ambos enfoques, advierte la coordinadora: “hay una regla empírica en la previsión: cuanto mayor sea el factor humano en el campo cuyo futuro se está tratando de anticipar, más difícil será hacerlo bien. La razón es simple: nosotros mismos. Ningún otro factor futuro es tan terco de predecir, ni tan difícil de comprender como el ser humano.”

Hay un tercer enfoque que no busca predecir sino preparar a las sociedades para los conflictos por venir. Combina la historia o suposiciones sobre el mundo con la imaginación. Por lo tanto, “es el único campo que puede incorporar elementos de conflicto hasta ahora desconocidos” o imaginados. De los tres es el de mayor utilidad para los formuladores de políticas. Ciencia ficción, pues.

Si hay algo en lo que le concedo razón a la editora Florence Gaub, directora adjunta del Instituto de Estudios de Seguridad de la Unión Europea (Euiss), es en la regla sobre la terquedad del factor humano (aunque depende del humano claro). Florence es la demostración: una alta funcionaria de la CIA europea de incontinente racismo mitocondrial que afirma públicamente que los rusos no son europeos, ni liberales, ni postmodernos (es decir gente) y que les importa un pito la muerte. Es la cosa más humanamente impredecible.

A lo mejor para predecir un conflicto armado bastaría con hacerle una encuestica a los Señores de la Guerra. O preguntarles a los planificadores de repente se le sale lo Gaub y nos dicen: ¡Ah, lo de Ucrania! Léete ahí Davos, 1999.

QOSHE - Conflictos por venir - Luis Felipe Pellicer
We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Conflictos por venir

6 2 1
14.09.2022

En un informe sobre anticipación de conflictos (guerras), la editora explica los tres enfoques que existen hasta ahora para prever e intervenir.

Hay una tendencia reciente que a partir de la Big Data y la IA reúne datos históricos, estadísticas, supuestos impulsores y aprendizaje automático para pronosticar tendencias de conflictos. Esta última tecnología es 80 % asertiva para determinar en un lapso determinado la continuidad o desbordamiento del conflicto, no para prever nuevos conflictos.

Otro enfoque de la teoría de las relaciones internacionales que contempla los factores regionales e internacionales y a........

© Últimas Noticias


Get it on Google Play