En Venezuela estamos haciendo diversos esfuerzos pues vivimos circunstancias de transformación revolucionaria. Un proceso rodeado de enemigos, pero también de gente, de familias, de grupos humanos plenos de esperanza, de expectativas transformadoras. Hoy esas expectativas no están siempre claramente integradas, no están unidas, pero están ávidas de encuentros; esas expectativas suelen ser diversas en la búsqueda y en el hacer.

Lo positivo es que lo común en esa búsqueda y ese hacer es la urgencia, la comprensión sobre la importancia de transformar, revolucionar al país. Creo que en esto tenemos un consenso, que se expresa, generalmente, en que no queremos que el país, la patria, permanezca sin cambios. Creo que el asunto está planteado en torno a los consensos, que debemos ir logrando para las transformaciones imprescindibles y los tiempos en las que los debemos hacer.

Cuando hablamos de la producción como un modo de vida, estoy proclamando la más radical ruptura con el rentismo. Tampoco estoy adoptando la tradicional postura reaccionaria orientada a subordinar los trabajadores a sus patrones a través del sometimiento al trabajo asalariado, con la convicción de que si se es un obrero altamente productivo y deja la “flojera”, puede vivir en una sociedad capaz de alcanzar una altísima productividad, en la que los trabajadores sean efectivamente la vanguardia, en la medida en que incrementen diariamente su rendimiento y de esa manera vayan construyendo una sociedad próspera, que sostenga diariamente a la clase obrera a la vanguardia del proceso productivo, no sólo en términos de productividad, sino también políticamente, en la medida en que no sólo se produzcan bienes y servicios de altísima calidad, sino también en la capacidad de elaborar opiniones y orientaciones que vayan produciendo una nueva sociedad, capaz de ir marchando hacia el socialismo.

Eso requiere que la producción sea un modo de vida que libera y no sólo que no somete a la clase obrera y por tanto, esta se va convirtiendo en un núcleo dirigente, es decir, una vanguardia capaz de orientar a toda la sociedad, de ser su núcleo dirigente. Es decir, una vanguardia revolucionaria de carácter social capaz de orientar al conjunto de la sociedad y de trazar una estrategia de poder colectivo.

QOSHE - La producción: un modo de vida - Julio Escalona
We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

La producción: un modo de vida

5 4 1
23.08.2022

En Venezuela estamos haciendo diversos esfuerzos pues vivimos circunstancias de transformación revolucionaria. Un proceso rodeado de enemigos, pero también de gente, de familias, de grupos humanos plenos de esperanza, de expectativas transformadoras. Hoy esas expectativas no están siempre claramente integradas, no están unidas, pero están ávidas de encuentros; esas expectativas suelen ser diversas en la búsqueda y en el hacer.

Lo positivo es que lo común en esa búsqueda y ese hacer es la urgencia, la comprensión sobre la importancia de transformar, revolucionar........

© Últimas Noticias


Get it on Google Play