Ucrania es un perverso experimento, un estado que fue forzado a hacerse nación sobre la base de la ideología del nazifascismo; supremacismo, racismo, exclusión, persecución y sobre todo odio. La esencia de la identidad ucraniana está construida sobre la rusofobia. Esto fue obra de EEUU que quiso convertir a Ucrania en una anti Rusia, pues los sectores filo fascistas ucranianos eran una minoría. Fue el imperio quien les instaló en el poder, mediante un golpe de estado en 2014.

Pocos ucranianos entonces se percataban que iban a estar dentro de un macabro experimento insólito en la historia de la humanidad cuando otro estado más poderoso estaba preparando pérfidamente a toda una nación entera para lanzarla como carne de cañón al servicio de sus ambiciones imperiales.

El plan del imperio parecía perfecto, hacer con la ayuda de la OTAN una guerra sangrienta contra Rusia, donde los muertos los pone Ucrania.

Ese plan ya está fracasando, pues está basado en el odio, sentimiento irracional de aniquilación del otro, muy destructivo, que en su dinámica también puede ser autodestructivo y aniquilar todo a su paso. El odio es la base de un proceso de deshumanización, donde se pretende deshumanizar a la víctima, pero inevitablemente los victimarios también terminan deshumanizados.

Los militares rusos no son humanos, proclamó recientemente la nueva portavoz oficial de las FFAA de Ucrania, la trans Sarah Ashton-Cirillo, de origen estadounidense. Pero ahora ese proceso de deshumanización está golpeando brutalmente a los propios militares ucranianos, que en muchos casos están muriendo más por la falta de la debida atención medica que por las heridas de guerra, en repetidos casos los heridos son abandonados, otros son ultimados, aquellos con menos suerte les precipitan su muerte para vender sus órganos.

Decenas de miles mueren sin piedad al ser lanzados al combate sin un mínimo de garantías, son las víctimas de las ambiciones reeleccionistas de Míster Biden, que presiona por “éxitos” al payaso-verdugo de Kiev sin importarle la vida de los ucranianos quienes están huyendo en masa del servicio militar y se automutilan para no combatir.

El experimento de odio no salvará a Ucrania, pero sí puede destruirla hasta el último ucraniano.

QOSHE - Hasta el último ucraniano - Juan Miguel Díaz Ferrer
menu_open
Columnists Actual . Favourites . Archive
We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Hasta el último ucraniano

7 1
06.09.2023

Ucrania es un perverso experimento, un estado que fue forzado a hacerse nación sobre la base de la ideología del nazifascismo; supremacismo, racismo, exclusión, persecución y sobre todo odio. La esencia de la identidad ucraniana está construida sobre la rusofobia. Esto fue obra de EEUU que quiso convertir a Ucrania en una anti Rusia, pues los sectores filo fascistas ucranianos eran una minoría. Fue el imperio quien les instaló en el poder, mediante un golpe de estado en 2014.

Pocos ucranianos entonces se percataban que iban a estar dentro de un macabro experimento........

© Últimas Noticias


Get it on Google Play