Después de 4 prórrogas, la Fiscalía de EE. UU. presentó finalmente, el 4 de octubre de este año, su escrito de respuesta a los alegatos de la defensa del diplomático Alex Saab ante el tribunal de apelaciones para el circuito undécimo en Georgia. ¿Decepciona? Sí. ¿Sorprende? No.

El 23 de diciembre del 2022, el tribunal del Distrito Sur de Florida negó la solicitud que hizo la defensa de Alex Saab para eliminar la acusación penal en su contra, fundamentada en que es inmune a ser enjuiciado, debido a su estatus de diplomático, como lo dictamina la Convención de Viena de 1961 e incluso la ley de inmunidades Diplomáticas de EE. UU.

En respuesta a esto, la defensa acudió por segunda vez al tribunal de alzada para que revise nuevamente la decisión del tribunal de Distrito que lesiona lo establecido en el derecho internacional en materia de relaciones diplomáticas.

Desde el inicio del proceso de inmunidad, en enero del 2021 los fiscales han mostrado seria dificultad para presentar a tiempo argumentos que desvirtúen el estatus diplomático de Alex Saab, prefiriendo no contradecir los documentos que certifican su acreditación, centrándose en atacar la legitimidad de Nicolás Maduro como presidente de Venezuela.

La Fiscalía se basó en tres argumentos: 1. Que Estados Unidos no reconoce a Nicolás Maduro como presidente legítimo y, por lo tanto, tampoco distinguen a sus funcionarios, aceptando a su vez como “presidente interino” a Juan Guaidó. 2. Que la acreditación de Alex Saab como Enviado Especial no es más que una artimaña jurídica de una nación deshonesta. 3. Que Alex Saab no estaba acreditado ante los EE. UU. y, por lo tanto, no goza de protección internacional en el territorio estadounidense.

En esta nueva respuesta la fiscalía reproduce los argumentos ya presentados desde el 2021, pero ahora extendiendo expresamente el desconocimiento a la soberanía del Estado venezolano y asumiendo una posición que no le corresponde en la relación entre Venezuela-Irán.

En un intento por invisibilizar las incontrovertiblesevidencias documentales y testimoniales que presentó la defensa, en donde se certifica la acreditación de Alex Saab y, por lo tanto, su estatus diplomático desde abril del 2018, calificándolos como “no creíbles”; la Fiscalía expresó: “Aunque Saab viajara como ‘enviado especial’, no tiene derecho a la inmunidad diplomática porque pretendía representar a un gobierno no reconocido por Estados Unidos…”, extendiendo este desconocimiento a la propia soberanía del Estado venezolano al expresar: “… en consecuencia, la inmunidad diplomática de los diplomáticos de un Estado extranjero solo existe cuando hay reconocimiento de la soberanía de otro Estado por el Departamento de Estado… conclusión que se extiende también al reconocimiento del gobierno de un Estado extranjero”. Y, en consecuencia, ningún funcionario nombrado por el gobierno de Nicolás Maduro tiene derecho a la inmunidad diplomática dentro del territorio estadounidense.

Este argumento que quizás se podía sostener décadas atrás, hoy es un tema superado en pleno siglo XXI. Largas discusiones teóricas y doctrinarias se desarrollaron sobre las claras diferencias entre ambos conceptos (Estado/Gobierno) pero que la Fiscalía de EE. UU. ahora los emplea como términos análogos para justificar la agresión al Estado venezolano, como el secuestro de su diplomático basado en el desconocimiento a su presidente, tratando de privar a Venezuela de sus derechos soberanos.

¿Puede EEUU sobre la base del desconocimiento al gobierno de Venezuela privar de los derechos internacionales al Estado venezolano?

Es irrefutable que el Estado venezolano y el gobierno del presidente Nicolás Maduro gozan de pleno reconocimiento de la comunidad internacional, por lo tanto el desconocimiento unilateral de EE. UU. sólo genera consecuencias entre ambos estados, como el derecho a no establecer relaciones diplomáticas y comerciales, pero esto no lo habilita a impedir que Venezuela mantenga relaciones con el resto de las naciones ni a que ejerza sus derechos y deberes como sujeto de derecho internacional.

Por si fuera poco, la Fiscalía pretende también asumir dolosamente la posición de Estado receptor, argumentando que el Departamento de Estado no ha sido notificado de que Alex Saab sea representante de alguna misión diplomática ante los EE. UU.

¡Se tenía que decir, y se dijo! Este argumento de mala fe es irrelevante en este proceso, pues la defensa jamás ha pretendido hacer valer la protección de inmunidad diplomática de Alex Saab como derivada de una relación con EE. UU., al contrario, ha dejado claro que EE. UU. no forma parte de esta relación y como tercer Estado, tiene únicamente la obligación de respetar el estatus diplomático de Alex Saab derivada de la relación Venezuela-Irán.

Igual ocurre en la figura de “Estado de tránsito”, posición que tampoco puede invocar, pues la misión en la que viajó Alex Saab, jamás transitó a través de EE. UU., al contrario, la misma fue interrumpida fraudulentamente por Cabo Verde, para ser llevado en contra de su voluntad a territorio de EE. UU. en medio de una detención arbitraria, lo que constituye un verdadero secuestro.

Otro ejemplo de la doble cara en la política exterior de EE. UU. se refleja cuando manifiesta el deber de respetar los actos de Estado emanados por Cabo Verde, que ignoró la inmunidad diplomática de Alex Saab y autorizó su traslado ilegal a EE. UU., irrespetando la decisión del tribunal de la CEDEAO que ordenó su liberación inmediata, pero no aplica el mismo respeto a los actos de Estado emanados por el gobierno de Venezuela en relación al nombramiento de sus funcionarios o al establecimiento de relaciones diplomáticas.

Queda demostrado que el Departamento de Justicia de EE. UU. es un instrumento político de agresión contra Venezuela que busca doblegar la voluntad del diplomático Alex Saab.

QOSHE - La Fiscalía de EEUU: un instrumento político contra Venezuela y Alex Saab - Indhriana Parada
menu_open
Columnists Actual . Favourites . Archive
We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

La Fiscalía de EEUU: un instrumento político contra Venezuela y Alex Saab

6 1
09.10.2023

Después de 4 prórrogas, la Fiscalía de EE. UU. presentó finalmente, el 4 de octubre de este año, su escrito de respuesta a los alegatos de la defensa del diplomático Alex Saab ante el tribunal de apelaciones para el circuito undécimo en Georgia. ¿Decepciona? Sí. ¿Sorprende? No.

El 23 de diciembre del 2022, el tribunal del Distrito Sur de Florida negó la solicitud que hizo la defensa de Alex Saab para eliminar la acusación penal en su contra, fundamentada en que es inmune a ser enjuiciado, debido a su estatus de diplomático, como lo dictamina la Convención de Viena de 1961 e incluso la ley de inmunidades Diplomáticas de EE. UU.

En respuesta a esto, la defensa acudió por segunda vez al tribunal de alzada para que revise nuevamente la decisión del tribunal de Distrito que lesiona lo establecido en el derecho internacional en materia de relaciones diplomáticas.

Desde el inicio del proceso de inmunidad, en enero del 2021 los fiscales han mostrado seria dificultad para presentar a tiempo argumentos que desvirtúen el estatus diplomático de Alex Saab, prefiriendo no contradecir los documentos que certifican su acreditación, centrándose en atacar la legitimidad de Nicolás Maduro como presidente de Venezuela.

La Fiscalía se basó en tres argumentos: 1. Que Estados Unidos no reconoce a Nicolás Maduro como presidente legítimo y, por lo tanto, tampoco distinguen a sus funcionarios, aceptando a su vez como “presidente interino” a Juan Guaidó. 2. Que la........

© Últimas Noticias


Get it on Google Play